Archivo

ESO SOMOS: BOBITOS Y DERROCHADORES

Cosas imposibles en el mundo de hoy: que el senador Helms invite a almorzar en su apartamento de Nueva York a los hermanos Rodríguez Orejuela; que me saquen en la portada de la revista Time como el más atractivo galán de América y que Colombia, en este año, consiga una respetable imagen en el concierto internacional.

03 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

No lo duden un segundo: Colombia y este gobierno y nosotros mismos, somos los feos de la película en el mundo entero y, ante esa amarga realidad, es mejor que no hagamos el ridículo montando shows para que crean lo contrario.

Bobitos somos: ahora nos dio por hacer fiestas para ganar amigos en el Asia, en Oceanía, en la hambrienta y olvidada Africa, en los países que apenas existen porque tienen una bandera y un dictadorcito que los mal gobierna. Bobitos somos al creer que gastando miles de millones entre los arruinados del mundo, vamos a volvernos una potencia mundial y voceros de 112 países que se dicen No Alineados . Bobitos somos al dejarnos llevar por delirios de grandeza. Bobitos que producimos risa por metidos a potencia.

Solemne bobería fue aceptar que Colombia fuera la sede de la Reunión de los Países No Alineados . Ese tonto honor no lo quisieron aceptar Kuwait, Nicaragua, Méjico, ni Argelia, ni ningún otro país... pero lo aceptó Colombia bajo la sonrisa amable de Noemí, autorizada por mi querido doctor Gaviria.

A ese esperpento le sacaron el cuerpo varios países porque nadie quería gastarse 22 mil millones de pesos en una fiesta que no dice ni fu ni fa en el comercio mundial ni en la geopolítica del mundo moderno. La aceptó Colombia porque somos embelequeros, como dicen las abuelitas cuando uno se mete en lo que no debe y al final sale en problemas.

Cuando se escriba la historia cómica de este país, hay que decir que fuimos bobitos al servir de anfitriones de una costosa fiesta, una fiesta mañé que no nos dejará ningún beneficio y, en cambio, el Tío Sam nos pasará su cuenta de cobro porque esa sede tiene un fondo político: atacar a Estados Unidos y servirle en bandeja una tribuna a unos invitados poco gratos como el terrorista Khadafy o el iluminado Fidel o el sanguinario dictador de Irak, Saddam Hussein.

Esa fiesta que alista este gobierno en Cartagena para octubre, les costará a ustedes los que pagan impuestos, IVAS y retenciones en la fuente, la bobadita de 22 mil millones de pesos. A esta fiesta, que será rica en caviar, salmón, champán, desfiles, fotos, cocteles y más cocteles, vienen delegaciones numerosas de los 112 países más pobres del mundo. A qué vienen ? A turistear por cuenta de ustedes.