Archivo

CILINDROS COMO BOLAS DE FUEGO

En el barrio La Resurrección, al lado de Las Lomas donde las calles tienen pendientes de más de treinta grados, en menos de diez minutos los vecinos supimos lo que era el infierno .

03 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Con esa frase definieron algunos habitantes de la calle 32 sur con carrera 14A Este lo que sucedió ayer a las 7 de la mañana.

A esa hora, cuando la mayoría de los niños se dirigían a sus colegios y los adultos a su trabajo, un camión repartidor de gas, con placas BAV 080, se envolvió en llamas, daño totalmente una casa esquinera y parcialmente otras siete.

Muchos otros vecinos aún dormían y entre sueños alcanzaron a escuchar los gritos de salgan de las casas corran , no se dejen alcanzar .

Eso fue lo que escuchó Elizabeth Angulo, una caleña con siete meses de embarazo y que llegó el jueves a Bogotá para pasar los dos últimos meses de gestación en absoluta tranquilidad.

Salí de mi cama y descalza comencé a correr por la calle con este niño alzado , dijo mostrando a un pequeño de unos 4 años.

Yo sentí como si estuvieran arrastrando varillas por el piso y luego vi un fogonazo. Al momentico comenzaron las explosiones. Yo no sé cuantas fueron, pero vi cuando un tanque de gas salió volando y cayó en otra calle. Otros salían rodando por las calles como bolas de fuego , contó Elizabeth.

La mayoría de vecinos cuenta la misma historia. ...un tanque salió volando y otros rodaban en llamas .

A las 7 de la mañana el camión de Cazugas estaba repartiendo los tanques de gas en el barrio. De repente se rodó hacia atrás y no pudo detenerse.

Cuentan los testigos que el ayudante alcanzó a abrir las llaves de algunos tanques para evitar una explosión. Lo cierto es que el camión, con ochenta cilindros de gas, fue a parar contra una casa esquinera, la de la familia Silva, de la cual solo quedaron las paredes. El techo y la mayoría de enseres se quemaron.

Sus habitantes cuatro familias integradas por más de veinte personas se salvaron porque salieron de la casa a tiempo.

Algunos vecinos aseguran que la emergencia comenzó cuando el motor se incendió. Yo vi que estaba echando humo por el frente y luego vi las llamas. Soporté escondido al lado de una puerta hasta que vi tres cilindros estallar y quemarse en las calles del otro lado ; sin embargo otros afirman que cuando un tanque explotó, se formó el incendio .

En lo que sí coincidían todos era en considerar una irresponsabilidad el hecho de cargar dentro de un camión repartidor de gas un extinguidor del tamaño del antebrazo.

Si hubiera tendido uno de mayor capacidad posiblemente el accidente no había sido tan grave .

Los dos heridos, el conductor José Gil y el ayudante José Hernández, fueron trasladados al hospital de La Hortúa.