Archivo

JUSTICIA MILITAR, MAS EFICIENTE QUE LA ORDINARIA

La Justicia contra los militares, por lo menos en su parte investigativa, es más eficiente que la justicia ordinaria, reconoció ayer el Fiscal General de la Nación, Alfonso Valdivieso Sarmiento.

03 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El pronunciamiento se conoce en medio de las continuas recriminaciones en el caso de que las investigaciones contra miembros de los organismos de seguridad del Estado siempre terminan en la mayor impunidad.

En un documento que será objeto de discusión hoy durante el debate en el cual se analizará la presunta impunidad entre los miembros de las Fuerzas Armadas, Valdivieso Sarmiento señala que de los 540 casos contra miembros de la Fuerza pública que se están llevando en su oficina, en el 90 por ciento se tiene identificado al presunto responsable del hecho.

El funcionario precisó que son muy pocas las investigaciones que han sido archivadas en lo relacionado con estos casos. Además, en los casos en que ha ocurrido esto, no han sido archivadas del todo, pues en algunos se precluyó la investigación para algunas personas que aparecían vinculadas.

El funcionario precisó que de las 540 investigaciones que su despacho lleva contra miembros de las Fuerzas militares y organismos de seguridad del Estado, 199 corresponden a homicidio o tentativa de homicidio, 27 a porte ilegal de armas, 23 a delitos contra la administración pública y 98 a otros delitos. Adicionalmente, precisa el informe de la Fiscalía, se siguen 140 procesos en las regionales por los delitos de secuestro, homicidio con fines terroristas y tráfico de estupefacientes.

En respuesta al cuestionario de la Comisión Segunda de la Cámara, Valdivieso expresó que durante el último año han resultado vinculados procesalmente 679 miembros de la Fuerza Pública y de los organismos de seguridad .

Entre los diferentes componentes de las Fuerzas Armadas y demás entes de seguridad, el mayor número corresponde a miembros de la Policía Nacional (68,25 por ciento); en segundo término se encuentra el Ejército (17,75 por ciento) y el 14 por ciento restante a los demás cuerpos de investigación.

El ministro de la Defensa, Fernando Botero Zea, explicó que de los procesos penales iniciados en las Fuerzas Armadas desde 1993, el más común es el de la deserción (246 casos), centinela (28), hurto (19), desobediencia (13), homicidio culposo (11), homicidio (6), lesiones personales (12), fuga de presos (9), ataque a superiores e inferiores (8), abandono del puesto (3), peculado (3), cohecho (4), falsedad (3), concusión (3), destrucción de documento público (1), injuria (1), abuso de autoridad (2) y formación o ingreso de personas a grupos armados (1).

De este total, continúa el Ministro, se han presentado 148 sentencias condenatorias, 16 absolutorias, 39 cesaciones de procedimiento y 35 están en etapa de juicio, para un total de 399, precisa en su informe el Ministro.

Sobre los 84 procesos disciplinarios, Botero informó a la Comisión de la Cámara que 45 están en etapa de instrucción, en 16 casos ha habido cesación de procedimiento, en ocho situaciones se ha cesado el proceso, han ocurrido nueve sanciones disciplinarias y en seis ocasiones se ha presentado separación absoluta de la fuerza.

En cuanto a los sumarios que se están llevando a cabo, el Ministro señaló que de los 298 casos de homicidio, 237 están en estado de instrucción, en 52 ha habido fallo de primera instancia y en nueve de segunda instancia.

De los 1.017 casos que se encuentran en esta etapa, 65 son por peculados, 2 por abuso de autoridad, siete por violación del decreto 1194/89, tres por extorsión, 27 por falsedad, diez por concusión, uno por prevaricato, seis por enriquecimiento ilícito, 136 por desobediencia, 99 por atacar a superiores o inferiores, 148 por hurto, 120 por lesiones personales y tres por encubrimiento.

Botero enfatizó en sus respuestas ante la Comisión que lo citó que los delitos cometidos por la Fuerza pública en cumplimiento de funciones son vistos por la Justicia Penal Militar, en tanto que fuera del servicio los casos son analizados por la Justicia ordinaria.

Precisamente para eliminar las probables fallas de la justicia, el próximo 30 de junio será entregado el proyecto de Código Penal y Procedimiento Militar, que surgió luego de que el 7 de junio pasado se creó la comisión interinstitucional para preparar el anteproyecto.

De otro lado, explica el Ministro, la Procuraduría tiene el poder disciplinario para vigilar estos procedimientos y se ha elaborado un proyecto de reglamento de Régimen disciplinario para el personal de las Fuerzas Militares.

Además, se han reestructurado las oficinas de derechos humanos del Ministerio de la Defensa y de las diferentes unidades de las Fuerzas Militares, concluye Botero.

El representante Benjamín Higuita manifestó que se pretende confrontar con el Gobierno para que salga de esa vacilación en lo referente especialmente a los derechos humanos, con relación a la Fuerza Pública, pues demostraremos con cifras cómo cuando los delitos son vigilados por la Justicia Penal Militar, los índices de impunidad son muy altos , enfatizó Higuita.

A la Cámara están citados el ministro de Justicia, Néstor Humberto Martínez; el ministro de la Defensa, Fernando Botero Zea; el Fiscal General de la Nación, Alfonso Valdivieso Sarmiento; el Procurador, Orlando Vásquez Velásquez; el Defensor del Pueblo, Jaime Córdoba Triviño; el comandante del Ejército Nacional, mayor general Harold Bedoya Pizarro; el Director General de la Policía, general Rosso José Serrano Cadena, y el director del DAS, Ramiro Bejarano.