Archivo

CON MAESTRÍA, CARTAGO TEJIÓ MUESTRA DE BORDADOS

Con la exhibición de una variada muestra de bordados, en los que se refleja la tradición cultural que dejaron los abuelos de ascendencia antioqueña en el norte del Valle, termina hoy la XIV Muestra de Bordados de Cartago.

01 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El certamen que cuenta con la participación de 70 grupos de bordadoras, en su mayoría cartageñas, es una muestra de las destrezas que las mujeres del norte del Valle han adquirido por su dedicación a la aguja y a la tela, desde el siglo pasado.

En Cartago un diez por ciento de los hogares depende económicamente de este trabajo, es decir, que cerca de 15.000 mujeres representan la fuerza laboral de este municipio. Una obrera gana por bordar una blusa a mano durante ocho días entre 10 y 15 mil pesos.

Pero es que las mujeres de Cartago desde muy pequeñas fueron preparadas en dicha actividad.

El bordado era una signatura más en el pénsum académico. Desde primero de primaria las niñas, hoy expertas bordadoras con más de 20 años de experiencia, debían aprender las primeras puntadas hasta llegar, en su último año, a manejar las más sofisticadas técnicas como punto de arroz, punto de cruz, flor de bebé, flor de niña, rombo, panes, sombra y nueve flores.

Según datos de la Corporación de Cultura y Turismo, en Cartago funcionan 150 talleres, cuyos productos son conocidos en Aruba, Estados Unidos y Francia.

Con la actividad que hoy termina, las participantes aspiran a superar los 200 millones de pesos de ventas registradas el año pasado.