Archivo

PONDRÁN EN CINTURA AL TRANSPORTE ESCOLAR

La secretaría de Tránsito y Transporte Municipal inició la reglamentación del transporte escolar en Cali, mediante el diseño de un programa educativo en los colegios y con la redacción de las normas que se aplicarán para que este servicio no siga propiciando accidentes

01 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Así lo informó la titular de dicho despacho, Stella Ramírez de Potes, quien manifestó que no se permitirá que cualquier persona ponga en servicio sus vehículos para el transporte de escolar, si no cumple las normas correspondientes.

En la reglamentación que se estudia y que se pondrá en práctica en el nuevo año lectivo, se determinará qué tipo de vehículo se permitirán para que movilicen a los estudiantes de los colegios de la ciudad.

Por ejemplo, se prohíbe que los menores de diez años estén en la parte delantera y en las bodegas de los vehículos. En la actualidad se autorizan unas capacidades que no corresponde al tipo del vehículo, lo cual es un riesgo muy grande, dice la Secretaría de Tránsito.

Funcionarios de la Secretaría se reunirán en junio con los rectores de los colegios, para que se conozcan cuáles son las exigencias que deben hacer los directivos de los planteles a los propietarios de vehículos antes de contratar sus servicios o permitirles que contraten directamente con los padres de familia.

Con los estudiantes también se promoverán las patrullas escolares. Se quiere que el plan de educación en tránsito sea obligatorio, no solo en los niveles de primaria y bachillerato, sino en los mismos jardines infantiles.

El niño aprende jugando, por eso se distribuirán dominós y rompecabezas que les sirvan para identificar las señales viales y a la vez se concienticen desde pequeños de que se deben respetar las normas y hacerlos responsables , dijo la funcionaria.

La puesta en marcha de las patrullas escolares hará que se disminuya el índice de accidentalidad en las zonas escolares.

Según la Secretaria de Tránsito, es necesario volver a que los estudiantes ayuden a sus compañeros en el paso peatonal cerca de los centros educativos, como se viene haciendo en el barrio Siloé. lo que implica una disciplina para los menores de edad.