Archivo

LATINOAMÉRICA PIDE MAYOR FLEXIBILIDAD

El presidente del Banco Central de Venezuela, Antonio Casas, dijo que América Latina debería encontrar una mayor flexibilidad en los centros internacionales de financiamiento durante su proceso de reajustes económicos.

02 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El funcionario venezolano dijo que los desembolsos deben ser más rápidos para suavizar el período de transición, especialmente para países importadores de alimentos .

Casas dijo que la situación había sido planteada tanto al comité que guía la acción del Banco Mundial como al grupo que paralelamente sienta las prioridades del Fondo Monetario Internacional.

Dijo que la posición de los países latinoamericanos no sólo depende de su propio desempeño económico sino también de la mejoría del comercio externo, el alivio al agobio de su deuda externa, y el adecuado flujo de la asistencia externa.

Son evidentes los riesgos que entrañan el abrupto cambio en los flujos de capital externo, el impacto del aumento de las tasas de interés, y la constante oscilación de los tipos de cambio para los monedas de referencia , expresó.

Casas aludió al nuevo énfasis en las inversiones privadas diciendo que éstas tienen un importante papel que cumplir pero que cada país recipiente debe seguir el enfoque que más se ajuste a su propio carácter nacional .

Casas consideró decepcionante la baja en los niveles de la asistencia oficial, no sólo como porcentaje del producto bruto de los países industriales, sino también en términos reales.

Los delegados latinoamericanos han expresado que se deben aumentar los montos de la ayuda para el desarrollo que, conforme a las resoluciones de las Naciones Unidas, debería representar el 0,7 por ciento del producto nacional de los países exportadores de capital.

La propia transferencia neta de recursos del Banco Mundial en 1944 fue negativa , observó Casas.

Dijo que más importante que todo es la transferencia de recursos que no generan un endeudamiento externo pues en algunos países éste ha llegado a un punto insostenible.

Se debiera proceder sin demoras a la reducción del volumen de la deuda, acompañando esa iniciativa con un mayor flujo de capitales en apoyo de los programas en marcha , dijo.

Casas expresó que más allá de las finanzas públicas el FMI debe abocarse también a los problemas de la reducción de la deuda comercial por el limitado acceso de que se dispone al presente en la banca privada.