Archivo

ES HORA DE PENSAR EN FUTURO DEL AGRO

Revaluación, presiones tributarias, mayor competitividad, tecnología y superación de la violencia serán algunos de los obstáculos y retos que tendrá el sector agropecuario en los próximos 25 años.

02 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El tema de la eficiencia y competitividad en el agro se ha debatido en el país en los últimos días.

La Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo (Fedesarrollo) presentó en estos días un estudio realizado por Carlos Felipe Jaramillo, titulado Hacia el 2020: Retos y desafíos del agro .

El estudio señala los contextos externos e internos que rodearán al agro durante los próximos 25 años.

Los externos serán: continuidad de la tendencia a la baja de los precios internacionales, por influencia de la posible liberación gradual de los mercados agrícolas.

Asimismo, aparecerán oportunidades de mercado en algunos nichos especiales (el estudio señala las hortalizas y frutas), mientras que el medio ambiente adquirirá una creciente importancia.

En cuanto al contexto interno se manifiesta que el sector deberá sacar provecho de la consolidación de la mayor internacionalización de la economía y del proceso de descentralización .

A esto se agrega el hecho de que el agro tendrá que adaptarse a las presiones tributarias y macroeconómicas crecientes y a las consecuencias todavía incuantificables, del deterioro de los recursos naturales , agrega Jaramillo.

El estudio recomienda como un logro fundamental eliminar la violencia del campo, la cual coloca al agricultor colombiano en relativa desventaja con sus competidores de otros países .

Según el documento de Fedesarrollo, el sector necesita de una estrategia que aproveche las oportunidades que ofrecen los escenarios interno y externo.

Tres retos La estrategia tendría que responder con éxito a los tres grandes retos que tendrá el agro, de acuerdo con el documento: aumentar la competitividad de la producción nacional, responder ante las necesidades sociales de la población rural y reformular su patrón de desarrollo por uno menos dañino para el medio ambiente .

Para aumentar la competitividad se plantean esfuerzos en todos los frentes, y se sugiere al sector privado asumir un liderazgo cada vez más mayor.

Un primer campo de acción será el tecnológico, el cual exigirá invertir más recursos públicos y privados en investigación, así como adaptar los esfuerzos nacionales a futuras tendencias tales como la biotecnología, la investigación por sistemas y las tecnologías sostenibles , dice el documento.

El estudio indica que se necesita un mayor incremento de la inversión pública en infraestructura de transporte y de comercialización, mientras manifiesta que la inversión privada debe orientarse, fundamentalmente, hacia la adecuación de tierras.

En el aspecto del comercio exterior es necesario, dice el estudio de Fedesarrollo, seguir ampliando la entrada de productos colombianos a los mercados mundiales, así como modernizar los canales de comercialización de los productores e impulsar la competencia en los mercados agropecuarios.

El desafío macroeconómico implicará continuar aumentando la productividad ante la apreciación inevitable de la moneda en el largo plazo y propender por un manejo sin discriminaciones contra las actividades agropecuarias .