Archivo

HAY MÁS DE 4.000 NARCOGUERRILLEROS

Aunque el cura guerrillero Manuel Pérez ha reiterado varias veces que la política del Eln es la de no vincularse con el narcotráfico, como mínimo cinco frentes de esta agrupación subversiva están protegiendo narcocultivos en diversas partes del país.

02 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Pero la vinculación al negocio de los cultivos ilícitos de 430 hombres del Eln, tan solo representa el diez por ciento de la actividad narcoguerrillera en el país. El 90 por ciento restante corresponde a 32 frentes de las Farc, con más de 3.700 hombres, y a un reducido número del Epl.

Es decir, cerca del 45 por ciento de la guerrilla se convirtió en narcoguerilla, ya que en la actualidad, las Farc tienen en sus filas a 7.000 hombres en 60 frentes, mientras que el Eln está conformado por 2.700 hombres en 32 frentes.

Tal como lo informara ayer EL TIEMPO, como mínimo en 23 de los 32 departamentos del país están detectadas 60.074 hectáreas de cultivos de coca, amapola o marihuana. En estos mismos departamentos, la guerrilla hizo alianza con el narcotráfico.

Según el informe de inteligencia militar, los narcotraficantes, cultivadores y procesadores de alucinógenos, para eludir las actividades de la Fuerza Pública han tenido que buscar áreas de difícil acceso en zonas montañosas para poder cultivar y procesar la droga.

Por eso los narcotraficantes llegaron a territorios controlados por la guerrilla, y vieron en ella la fuerza para custodiar laboratorios y narcocultivos. Entonces, decidieron crear un grupo de narcotráfico-guerrilla. Así nació la narcoguerrilla.

De acuerdo con el informe conocido por EL TIEMPO, a comienzos de año, cerca a la frontera colombo-venezolana fue descubierta una amplia extensión de amapola cultivada por los narcotraficantes colombianos y custodiada por la guerrilla, quienes incursionan en zonas de frontera para crear tensiones entre los dos países.

Así quedó demostrado en febrero pasado, cuando guerrilleros del Eln ingresaron a la base militar venezolana de Cararabo y dejaron ocho infantes de marina muertos y cuatro más heridos.

En ese momento, voceros de los dos gobiernos coincidieron en que la principal intención de la guerrilla, aparte de hurtar el material de guerra, era afectar las relaciones entre los dos países.

Para las autoridades, otra de las evidencias de la alianza narcoguerrillera está sustentada en el continuo ataque de la guerrilla a comandos antinarcóticos de la Policía.

Los narcotraficantes pagan a los guerrilleros más de 200 mil dólares por aeronave derribada.

Estos ataques explican cómo durante los últimos 28 meses la narcoguerrilla ha atentado contra 52 helicópteros de la Policía Antinarcóticos: en 1993 contra 23, el año pasado contra 17 y en lo que va corrido del actual, 12. El último fue el pasado 18 de abril, en Vegalarga (Huila), y le costó la vida al mayor Luis Fernando Ramírez.

Frentes fortificados Con el objetivo de incrementar sus labores narcoguerrilleras, tanto las Farc como el Eln, decidieron fortalecer varios de sus Frentes.

En jurisdicción de Puerto Salgar, las Farc han fortalecido el Frente 22; en Boyacá el 11; en Puerto Parra, Barrancabermeja y Puerto Wilches el 12 y el 23; en San Pablo, Santa Rosa, Simití y Morales el 24, y en Puerto Triunfo, Puerto Nare, Puerto Berrío y Yondó los Frentes 34 y 47.

Por su parte, el Eln ha lanzado sobre Barrancabermeja las cuadrillas Resistencias Yanquies y el Capitán Parmenio ; sobre Puerto Wilches, Sabana de Torres y Rionegro, el Manuel Chacón , y contra el sur del Cesar, el Camilo Torres .

Areas Para el estudio de las territorios más afectados por la presencia narcoguerrillera, el informe militar subdivide al país en seis áreas y señala en cada una la actual situación del problema: Entre los departamentos más afectados están: Arauca, 260 narcoguerrilleros; Boyacá, 330; Caldas, 208; Cauca, 460; Casanare, 270; Cundinamarca, 250; Guainía, 150; Guaviare, 150; Huila, 370; Meta, 710; Risaralda, 200; Santander, 90; Tolima, 320; Vaupés, 50, y Vichada 260 subversivos.

Area del Norte Comprende los departamentos de Magdalena, Santander, Cesar, Antioquia, Norte de Santander, Sucre, Córdoba, Chocó y todo el norte antioqueño.

En esta región los frentes 19, 33, 41, 57 y 58 de las Farc controlan la producción de coca y marihuana, mientras que el Eln, con los frentes Armando Cacua Guerrero y Capitán Parmenio, también se dedica a la vigilancia y producción de cultivos de coca y amapola.

Area Central En Cundinamarca, Tolima, Huila, Quindío, Boyacá y Casanare, los frentes 21, 22 y 25 de las Farc se dedican al control de la coca, mientras los frentes 9, 11, 12, 38, 51 y 52 controlan la producción de amapola.

Norte de los Llanos Abarca los departamentos de Arauca, Meta y Vichada. En esta región los frentes 16 y 39 de las Farc, y el frente Domingo Laín del Eln se encargan del negocio de la coca.

Por su parte, los frentes 16 y 39 de las Farc y el mismo grupo del Eln, protegen los cultivos de marihuana.

Sur de los Llanos En Caquetá, Meta, Guaviare, Putumayo, Guainía y Amazonas, los frentes 1, 7, 13, 14,15, 31, 43, 44 y 48 se dedican al negocio de la coca.

Area Suroccidental Comprende los departamentos de Cauca, Nariño y parte del Huila. En esta región operan los frentes 2, 3, 6, 8, 13, 29, 30 y 32, dedicados a controlar la producción de coca, amapola y marihuana. Lo propio hace el frente Luis Carlos Cárdenas del Eln.

Area Eje Cafetero En los departamentos de Caldas, Risaralda y Quindío, los cultivos de amapola son protegidos por los frentes 9, 47 y 50, el frente Martha Helena Barón del Eln y el frente Oscar William Calvo del Epl.

Impuestos Los expertos estiman que de los costos totales en la producción a gran escala de cocaína y heroína, la guerrilla cobra a los traficantes un 30 por ciento del dinero destinado a la producción de drogas.

Los guerrilleros le cobran a los narcotraficantes diez millones de pesos semanales por permitir el funcionamiento de un laboratorio y otros 13 millones por la utilización de pistas en sus áreas de influencia.

En las zonas de bajo control guerrillero, en donde existe infraestructura de producción de droga, los jefes de los frentes financieros cobran diez mil pesos mensuales por cada hectárea custodiada, cinco mil por cada kilo procesado, 20 mil por kilo embarcado, y mil pesos por cada galón de insumos transportado.

El mapa colombiano de la narcoguerrilla indica que en los departamentos del Magdalena y Cesar, los frentes 2 y 3 de las Farc cobran por la seguridad y control de pistas; en Antioquia, los frentes 5 y 34 controlan los laboratorios; en Santander y Boyacá, los frentes 23 y 38 protegen cultivos y amparan el comercio; en Cundinamarca, Tolima y Cauca, los frentes 6 y 8 controlan los cultivos, y en las selvas del Vichada, Guaviare, Caquetá y Putumayo coordinan el transporte de insumos.