Archivo

SALARIOS LE HACEN CONEJO AL PACTO

El reajuste salarial, uno de los tres soportes del pacto social, se lo están pasando por la faja.

02 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Al principal objetivo del Acuerdo de Productividad, Precios y Salarios, como lo es lograr una inflación de 18 por ciento este año, le volvieron a salir enemigos, incluso dentro del mismo gobierno.

A los problemas presentados hace un mes con los aumentos exagerados en los precios de algunos productos y servicios, se suma ahora un factor sobre el que se suponía sí había total consenso entre empresarios, trabajadores y Gobierno: los salarios.

En efecto, la avalancha de negociaciones colectivas de trabajo que se realizan en estos primeros meses del año en todas las empresas privadas y públicas han terminado en acuerdos laborales con un denominador común: alzas superiores al 18 por ciento.

El más reciente reporte que tiene la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), a la cual están afiliados la gran mayoría de sindicatos del país, revela que de cerca de 220 convenciones colectivas que se han suscrito en los primeros tres meses del año, por lo menos 160 (es decir el 73 por ciento) han pactado aumentos salariales superiores al 20,5 por ciento, nivel en el cual se reajustó el salario mínimo para este año.

Este fenómeno se registra a pesar de que aún no se ha llegado a una concertación salarial con uno de los sindicatos más poderosos del país, la Unión Sindical Obrera, que agrupa a cerca de 10.000 trabajadores de la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol) En este caso, aunque los negociadores del Gobierno señalan que existe un buen ambiente y anuncian que la oferta de la empresa es reajustar un 20,5 por ciento, ese tope ha sido rechazado por el sindicato obrero.

Pero cuál es la razón del desacato a la directrices del Gobierno? Según el presidente de la CUT, Orlando Obregón, el 18 por ciento de la meta inflacionaria no es un tope sino un piso sobre el cual debe comenzar toda negociación colectiva.

No quiere decir que estemos en contra del Pacto Social, sino que el 18 por ciento es la base para acordar el reajuste salarial , agrega el dirigente.

En su opinión, el sindicalismo nunca pactó que al sector estatal se le otorgara un 18 por ciento y, adicionalmente, puede ser que la productividad de algunas empresas amerite reconocer varios puntos por encima en el aumento salarial.

El cura predica...

Lo paradójico es que el principal incumplimiento a la meta del 18 por ciento proviene de las empresas del Estado, especialmente en los niveles regionales, como gobernaciones y alcaldías, antes que en el nacional.

Ello a pesar de que durante todo el mes de enero, el ministro de Desarrollo, Rodrigo Marín Bernal, emprendió personalmente la tarea de recorrer el país instruyendo a los alcaldes y gerentes de empresas públicas para que colaboraran en la lucha contra la inflación.

Pero el mensaje, al parecer, no se asimiló y los ejemplos abundan. El sindicato del municipio de Dos Quebradas (el segundo más importante del departamento de Risaralda) logró un reajuste del 30 por ciento.

Los municipios de Antioquia también le han hecho conejo al pacto. En Caucasia, el alza fue del 30 por ciento, en Arboletes del 35, en Yolombó del 28, en Fredonia del 28, en Venecia, del 27, en Cáceres del 26, en Carmen de Viboral del 25, en Amagá del 27,5 y en Sabaneta del 25 por ciento.

En el Valle se encuentran casos como los del sindicato del municipio de Cali, que obtuvo incrementos del 24 por ciento, el de Jamundí, con 27 y el de Buga, con 26,5 por ciento.

Los negociadores por parte de las administraciones de las localidades del Tolima tampoco han sido muy estrictos para hacer valer el Pacto Social.

En Ibagué y Lérida el aumento salarial fue del 28 por ciento, mientras que en Rovira fue del 28, en Armero del 25 y en el Guamo del 25.

Sin embargo, el sector privado tampoco se ha quedado atrás.

Empresas de todo tipo y con nóminas de diferente tamaño han suscrito acuerdos salariales que sobrepasan no sólo el 18 por ciento sino los 3 puntos adicionales que el Gobierno había sugerido que se reconocieran por aumento de la productividad.

En general, se trata de sindicatos pequeños que sumados tienen alguna representatividad en el sector laboral.

Por ejemplo, el sindicato del Liceo Francés L. Pasteur pactó un 33,6 por ciento, el de la firma Pabsa 25, el de la empresa Metromed, que tiene a su cargo la construcción del metro de Medellín, 24 por ciento.

Un sindicato relativamente fuerte como el de Bavaria acordó un 23 por ciento, reajuste similar al logrado por los trabajadores del Hotel Bogotá Plaza, la Fábrica Nacional de Pinturas y la firma de Pisos Moore.

Empresas donde los sindicatos lograron altos aumentos Sintra Liceo Francés L.Pasteur33.6 Sintra Pabsa25 Sintrafunc (neurológico)25 Sintramunicipio Cali24 Sintrametromed24 Sinaltrabavaria S.A.23 Sintra Hotel Bogotá Plaza23 Sintra Fábrica Nacional de Pinturas23 Pisos Moore23 Sintraclínica David RestrepoIpc+4 Sintraincapla Icollantas22 Sintrapurina21,9 Asopetrol Esso Colombiana22