Archivo

TRABAJADORES DE AMÉRICA LATINA RECHAZAN EL NEOLIBERALISMO

Los trabajadores latinoamericanos celebran hoy el Día del Trabajo en medio de un clima de agitación laboral que ha puesto de manifiesto las fallas del esquema económico neoliberal implantado en la región en los últimos años.

01 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Ignorado en Estados Unidos, donde se conmemora en septiembre, el acontecimiento encontrará a los trabajadores bolivianos bajo estado de sitio, a los de Nicaragua acosados por la miseria y a peruanos y ecuatorianos divididos en torno al proceso de privatizaciones.

En Brasil, la Central Unica de Trabajadores (CUT) amenazó con una huelga general indefinida el miércoles en rechazo a proyectadas reformas económicas.

Los trabajadores nicaragenses marcharán hoy en un ambiente de crisis económica que según la principal organización sindical ha causado el desempleo de casi siete de diez nicaragenses.

Nuestro lema será unidos por el empleo, contra el hambre y la miseria , dijo Miguel Ruiz, dirigente del Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), la mayor organización sindical del país.

Según Ruiz, los niveles de desempleo rondan el 70 por ciento y eso es triste. Hay mucho por qué luchar . La cifra oficial es 42 por ciento, pero economistas independientes dicen que podría ser del 65 por ciento.

En Guatemala, los trabajadores pedirán el fin de la represión contra los campesinos y un mejoramiento de sus niveles salariales.

En un país donde en el decenio de 1980 centenares de sindicalistas fueron asesinados, los trabajadores guatemaltecos celebrarán el Día del Trabajo con la esperanza de que se les respete el derecho a organizarse y a defender sus derechos laborales y se mejoren las condiciones en que realizan sus faenas.

En Honduras, los trabajadores marcharán para protestar por un creciente deterioro del nivel de vida debido a la inflación.

Estas marchas tendrán como punto central hacer una reclamación sobre lo que es el proceso de inflación y en contra del modelo neoliberal , dijo el secretario general de la principal confederación sindical hondureña.

Las críticas se dirigirán al presidente Carlos Reina que antes de asumir el poder en enero de 1994 ofreció una política económica con rostro humano dirigida a aliviar la pobreza que aflige a un 80 por ciento de los 5,3 millones de hondureños.

Los trabajadores uruguayos celebrarán su día con un acto organizado por el Plenario Intersindical de Trabajadores -Convención Nacional de Trabajadores (PIT-CNT), en el que se leerá una proclama reivindicativa.

El eje del acto será el rechazo a un proyecto de ajuste fiscal que al aumentar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y un impuesto a los sueldos implicará, de hecho, una rebaja salarial, dijeron sindicalistas.

Las protestas contra el ajuste, que ya condujeron a un paro general de cuatro horas y prevén un nueva medida por 24 horas en mayo, pueden conducir a una mayor agitación sindical en demanda de mejoras salariales que compensen las medidas del gobierno.

En Ecuador, los sindicatos volverán a manifestar su oposición al gobierno del presidente Sixto Durán Ballén, su programa de privatización y reformas constitucionales.

A fines de 1994 el gobierno enfrentó una ola de huelgas de protesta contra la privatización de empresas del sector eléctrico, telecomunicaciones, del área petrolera y en general contra el programa económico.

Los principales sindicatos salvadoreños conmemorarán el día con una concentración en la que se pronunciarán contra la agudización de la crisis económico y social.

Entre otras demandas figuran la participación en la privatización de entidades estatales, ratificación de los convenios referidos a la libre sindicalización y contratos colectivos, y respeto a los derechos laborales.

En Colombia se anunció la realización de marchas en que médicos y profesores exigirán aumentos salariales, mientras en Chile la decisión sobre un salario mínimo para los trabajadores dividía a empresarios, gobiernos y sindicatos que hasta hace poco mantenían una concertación que aplacó durante años cualquier agitación laboral.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) propuso un aumento superior al 16 por ciento basándose en el favorable comportamiento de la economía.

Pero la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), de los empresarios dijo que el alza no debe superar el 12 por ciento, concordante con las proyecciones de inflación anual de alrededor de ocho por ciento más un aumento de productividad.