Archivo

FINALIZA LA TREGUA EN BOSNIA HERZEGOVINA

El líder serbobosnio, Radovan Karadzic, rechazó ayer la prórroga de la tregua en Bosnia, que expira hoy al condicionarla a la suspensión del bloqueo establecido por el Consejo de Seguridad de la ONU contra su república serbia de Bosnia.

01 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El señor Karadzic resaltó que acepta un alto al fuego duradero sólo si se suprimen las sanciones, acción que no es competencia de UNPROFOR (Fuerzas de Protección de la ONU) sino del Consejo de Seguridad , precisó Yasushi Akashi tras la reunión celebrado en Pale, sede administrativa serbobosnia y suburbio de Sarajevo.

Akashi, representante plenipotenciario de la ONU para la ex Yugoslavia, inició ayer un último intento de prolongar la tregua de cuatro meses en Bosnia, concertada en diciembre pasado con la mediación del ex presidente estadounidense Jimmy Carter.

Bosnios se niegan El jefe del Gobierno bosnio, el musulmán Haris Silajdzic, también rechazó ayer en Sarajevo la prórroga de la tregua alegando que sólo es aceptable si los serbios bosnios firman antes el plan de paz del Grupo de Contacto.

Expresamos nuestra postura de que el cese de las hostilidades supone la ausencia de guerra, lo cual, a su vez, significa la ausencia de sanciones, no sólo contra nosotros sino también contra Yugoslavia (Serbia y Montenegro) , explicó Karadzic.

Insistió en que los serbios de Bosnia desean el fin de la guerra y un cese de las hostilidades definitivo pero que podrían considerar la tregua que propone Akashi si estuvieran en una posición equitativa con los musulmanes y croatas bosnios, lo cual sólo se lograría con la supresión de las sanciones.

Incluso un acuerdo temporalmente limitado lleva a la estabilización de la situación militar, reduce el número de asesinatos y los sufrimientos de la población , resaltó Akashi poniendo en duda la posibilidad de un cese de las hostilidades más duradero.

El Gobierno bosnio-musulmán se opone a la firma de un alto al fuego duradero por temor a que éste consolidaría la actual situación sobre el terreno en la que los serbios (el 32 por ciento de la población bosnia) controlan el 70 por ciento de Bosnia.

Akashi y Karadzic también conversaron de la reapertura del aeropuerto de Sarajevo, bajo control de la ONU, aunque el líder serbobosnio insistió en que ésta es posible sólo si se revisan las condiciones para su uso.

El líder serbobosnio admitió que en el proceso negociador no se puede avanzar sin el anterior éxito del Grupo de Contacto - creado por la Unión Europea, Rusia y EE.UU. para mediar en la crisis bosnia - pero señalando que tal posibilidad es poco probable.