Archivo

PEDIRÁN EXTRADICIÓN DE ALAN GARCÍA

La extradición del ex presidente de Perú Alan García, asilado en Colombia desde junio de 1992, será solicitada por la justicia peruana, tras haberse aprobado la apertura de un proceso penal contra él por el delito de presunta corrupción en el ejercicio del poder.

01 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El juicio penal a García en la Corte Suprema se llevará a cabo tras haber aprobado el Congreso una acusación constitucional contra el ex gobernante por los presuntos delitos de colusión ilegal, negociación incompatible con su cargo, cohecho pasivo y enriquecimiento ilícito.

Tras la decisión del organismo legislativo, adoptada por unanimidad, el voluminoso expediente del caso debe ser entregado a la Fiscalía de la Nación, la que en un plazo de cinco días, presentará la denuncia contra García ante la Corte Suprema, máximo organismo de justicia al que corresponde el enjuiciamiento en su condición de ex presidente.

Un vocal instructor de la sala penal de dicha Corte decidirá cuando el caso llegue a su poder, la apertura de una instrucción al ex gobernante por los mencionados delitos, y decidirá si se cursa una orden de detención o de comparecencia.

Fuentes judiciales señalaron que dentro de tres semanas puede tener lugar la petición de extradición a Colombia, que diversos sectores políticos consideran que en esta ocasión ese país debe aceptar, al estimarse que existen una serie de indicios de culpabilidad que se han acumulado contra el ex presidente.

Colombia rechazó en 1993 una solicitud peruana de extradición de García, planteada por las acusaciones de enriquecimiento ilícito de que fue objeto entonces el anterior gobernante, por considerar que no existían fundamentos valederos para levantar el derecho de asilo que le concedió.

Alan García está asilado en Colombia desde junio de 1992 cuando se declaró perseguido político del Gobierno del presidente de Perú, Alberto Fujimori, que dos meses antes -el 5 de abril- dio un golpe de Estado por el que disolvió el Congreso, desmanteló el Poder Judicial y asumió poderes totales, con apoyo de los militares.

Esperan ayuda colombiana La congresista gubernamental Martha Chávez, dijo que en esta ocasión existen pruebas acusatorias contra García, y la disposición del empresario Alfredo Zanatti, acusado de un fraude millonario al Estado peruano y que se entregó recientemente, para declarar ante la justicia los supuestos negocios ilícitos que emprendió con el anterior gobernante.

Chávez señaló que ante dichas evidencias, Colombia debe cambiar la postura que adoptó ante la anterior petición de extradición.

Por su parte, el ex vocal de la Corte Suprema, Carlos Hermoza, dijo que pensaba que Colombia fiel a su tradición democrática respetará las leyes y accederá a la extradición de García, pero es importante que la acusación sea bien fundamentada y justificada .

De acuerdo a declaraciones oficiales colombianas hace unos meses, dicho país sólo revisará su decisión de asilo político a Alan García, si tiene lugar una resolución condenatoria de algún tribunal contra el anterior gobernante peruano.

En la fecha del golpe, las fuerzas de seguridad irrumpieron en la casa del ex presidente con la intención de detenerle, pero García las evadió y pasó a la clandestinidad.

Posteriormente, solicitó asilo a Colombia, que se lo concedió, tras afirmar García que salía del país porque si se quedaba su vida corría peligro.

El también congresista Ernesto Gamarra, del Frente Independiente Moralizador (FIM), dijo que confiaba que en esta ocasión, Colombia no desestime los cargos contra García, ya que se había registrado una acusación constitucional contra él en el Congreso de manera unánime .

La negativa colombiana se fundamentaba en la falta de garantías para una correcta administración de justicia y la supuesta obtención de pruebas de manera ilegal por la entrada a la fuerza a su vivienda, pero ahora la situación es distinta , precisó Gamarra.