Archivo

DETENIDO FISCAL MILITAR DE VENEZUELA

La corrupción parece haber corroído todo el sistema judicial venezolano, inclusive el castrense, según la demuestra la detención del Fiscal General de la Fuerzas Armadas y otros dos militares de alta graduación por el delito de extorsión.

01 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La Dirección de Inteligencia Militar (DIM) detuvo al Fiscal General de las Fuerzas Armadas, coronel Hugo Miquelena Solórzano, y otros dos fiscales militares tras ser sorprendidos infraganti con el dinero de la extorsión que previamente había sido marcado.

El caso de los fiscales militares se suma al de la Juez 43 de Primera Instancia Penal, Mélida Aleksis Molina, a quien ayer le fue dictado formalmente el auto de detención para que sea juzgada por el delito de concusión tras ser detenida la semana pasada.

Al ser sorprendida, la juez lanzó por la ventana de su departamento más de un millón de bolívares, provocando una lluvia de dinero.

La detención de los tres militares fue plenamente verificada. Están presos en los sótanos de la DIM desde el viernes pasado y han rendido declaraciones ante un fiscal militar , señaló el diario El Universal.

El coronel Miquelena Solórzano y sus colaboradores, los fiscales teniente coronel Arturo Molina León y capitán de navío Víctor José García Osorio, exigieron 20 millones de bolívares, cerca de 118.000 dólares, para no formular cargos contra el general de división de la Fuerza Aérea Eutimio Fuguett Borregales.

El militar detenido denunció el caso a la DIM, cuyos funcionarios prepararon una trampa autorizada con dinero marcado y testigos, además de videos y fotografías, que permitió atrapar a los implicados en la extorsión.

El auto de detención contra la juez Aleksis Molina y su secretario, Orestes Garbi Nives, fue decretado por la Juez Segunda de Primera Instancia Penal, Mildred Camero por el delito de concusión.

La juez Aleksis y su secretario fueron detenidos infraganti la semana pasada con el dinero que habían exigido a Enmanuel Baéz para no formularle cargos en una demanda por estafa.