Archivo

NO SE RECIBIRÁN MÁS DESPLAZADOS

No recibir más desplazados de la violencia solicitó el comité interinstitucional al cabildo indígena de Torrente, en jurisdicción de Tolú ( Sucre ).

01 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El comité del cual hacen parte la Oficina de asuntos indígenas de la Gobernación, la Cruz Roja, la Defensa Civil, Dasalud, el Incora, Alcaldía de Tolú y Opades, consideró que el hacinamiento en que se encuentran más de 500 desplazados del Urabá en la finca Torrente, entre ellos muchos niños, agigantaría el drama de estas personas y dificultaría la ayuda que actualmente se les está prestando.

Actualmente se está llevando a cabo un censo de las familias damnificadas para proceder a organizarlas y hacer más efectiva la ayuda que les está brindando la Gobernación y otros organismos del Estado.

Igualmente el comité interinstitucional elaborará un comunicado o pronunciamiento para que el Gobierno Nacional de vía libre al Incora para que agilice la adquisición de tierra mediante un pago inmediato a sus propietarios.

El capitán del cabildo menor de Torrente, Pablo Emilio Cundri, expresó su preocupación por el problema que vive su comunidad por el hacinamiento y las enfermedades que han comenzado a afectar a los niños y algunos adultos.

Cundri pidió se implemente una medida de emergencia en el Incora por parte del Gobierno, para que en el menor tiempo se puedan adquirir las fincas necesarias para dotar de parcelas a cada una de las familias desplazadas.

Por otra parte, funcionarios de la Oficina de Asuntos Indígenas de la Gobernación, Salud Pública y Defensa Civil, se trasladaron ayer al municipio de San Antonio de Palmito, para percatarse de la situación que viven los desplazados del Urabá que se ubicaron en la comunidad indígena de Pueblito.

Los funcionarios se proponen levantar un censo del número de familias que se asentaron en ese lugar para proceder a prestarles ayuda.