Archivo

EL RUIDO AGITA DEBATE SOBRE ELDORADO

El 16 de mayo se adjudicará las construcción de la segunda pista del aeropuerto de Eldorado y hasta el momento no hay claridad acerca de los efectos que podría tener el ruido generado por los aviones en los habitantes de Engativá y Fontibón que tienen sus casas a escasos metros del aeródromo.

02 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El proyecto aún no dispone de la licencia ambiental que debe expedir el Ministerio del Medio Ambiente, pero de acuerdo con lo expresado por la Aeronáutica Civil el año pasado cuando se abrió la licitación de la pista, las medidas previstas para amortiguar el ruido garantizarán que el aeródromo cumpla con los niveles de ruido permisibles.

De todas maneras, dijo la entidad, se está actualizando el estudio de impacto sonoro en la zona.

Adicional a esto, en febrero pasado, la Secretaría de Salud del Distrito realizó un muestreo de evaluación de ruido de las aeronaves sobre las comunidades de Bogotá .

Las mediciones se hicieron de día y de noche, en tres sectores distintos del aeropuerto y abarcaron la pista actual así como una proyección de lo que sucederá cuando se construya la segunda pista.

La conclusión fue contundente en el sentido de que el ciento por ciento de las aeronaves sobrepasa los niveles permisibles de ruido para áreas residenciales en los períodos diurno y nocturno.

Además, menciona que en mayor o menor grado la comunidad de Bogotá está expuesta a la contaminación por ruido, lo cual afecta su salud.

La Secretaría de Salud destacó que el ruido produce efectos sicológicos y fisiológicos en las personas, además de molestar por la interferencia en la comunicación oral, y causa posibles traumas acústicos cuando la intensidad del ruido es alta.

Hacer otro estudio La Secretaría de Salud formuló cinco recomendaciones y advirtió que, una vez se hayan puesto en práctica, se deben efectuar nuevas mediciones de los niveles de presión sonora en las comunidades afectadas, para verificar que la onda sonora esté por debajo de los niveles límites permisibles.

Entre esas recomendaciones se cuenta el que se realice un estudio de evaluación del ruido que involucre como mínimo las calles 100 norte y Avenida de las Américas y las carreras Avenida 68 y carrera 132 .

También recomienda efectuar mantenimientos preventivos de las aeronaves que incluyan ajustes, balanceos y sincronizaciones, y hacer cumplir los procedimientos de despegue y aterrizaje.

Además, propone adoptar métodos de control del ruido como levantar jarillones naturales, pantallas acústicas artificiales y arborización a lo largo del aeropuerto, para disminuir el impacto del ruido en las zonas aledañas.

Recientemente, la Aerocivil adoptó varias medidas tendientes a modernizar las flotas de aeronaves con el fin de incrementar la seguridad, al tiempo que se disminuyen los niveles de ruido, pues las nuevas tecnologías producen aviones más silenciosos.

Las normas, sin embargo, se pondrán en práctica de manera gradual, de modo que en Eldorado ya no pueden operar monomotores y desde el primero de junio saldrán de su espacio aéreo las aeronaves a pistón. Se tiene establecido que el primero de enero del 2003 todas las aeronaves que vuelen en el país cumplan con las exigencias de ruido del nivel tres que son las mismas que se aplican hoy en los principales aeropuertos de Estados Unidos. En ese país, todos los aviones deberán ajustarse a estos parámetros el 31 de diciembre de 1999.