Archivo

BILL GATES Y MICROSOFT

Cuando se está frente al hombre más rico de los Estados Unidos su fortuna se estima en 9.6 billones de dólares, el más controvertido y el más poderoso en el mundo de la informática, se debe considerar como un acontecimiento importante. Y más si sucede dos veces seguidas en menos de cinco días.

01 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Bill Gates, presidente de la Junta Directiva, Director General y dueño de Microsoft Corporation, con 37 años de edad, es una persona muy tranquila, con una cara de nerd sin igual, con anteojos que le quedan grandes, tiene el pelo mono, sin llegar a ser desteñido, y un mechón sobre la frente. Impresiona cuando dicta conferencias sentado, ya que lo primero que hace es cruzarse de brazos y empezar a mecerse en su silla con un movimiento de atrás hacia adelante y luego nuevamente hacia atrás, a medida que va hablando.

Uno tiene que quitarse el sombrero ante esta verdadera estrella de los computadores y el software. Fundó su compañía en 1975 para desarrollar el lenguaje de programación BASIC para los computadores Altair. Un escrito publicado en la revista Popular Electronics decidió su vida. Como lo dijo Gates: Comprendí que la revolución de los computadores podría suceder sin nosotros. Luego de leer ese artículo, no tuve ninguna duda de hacia dónde tenía que enfocar mi vida .

Y lo demuestra en cada una de sus intervenciones. Tiene la claridad y la sana tozudez de ver el software como el principal y el único objetivo de Microsoft. Para dar un ejemplo, cuando se le pregunta si con la compra de Intuit van a entrar en la banca electrónica, responde enfáticamente que no, que en lo que sí van a estar presentes es en proveer el software y las herramientas adecuadas para que este tipo de banca se pueda implementar. Nadie con ese enfoque, esa visión y esa claridad sobre la clase de negocio en el que está, puede fracasar. Tiene el éxito asegurado.

Microsoft, la empresa líder en informática, logró lo que muchos habían pensado que no podía suceder: arrebatarle a IBM, una compañía de hardware, la supremacía en el mercado informático. Sin lugar a dudas, Microsoft es la más importante entidad en el dinámico mundo de los computadores y el software. No la que más vende, que sigue siendo IBM, sino la que ostenta el primer lugar en las posiciones de poder e influencia.

Microsoft es la dueña del mercado de materiales de productividad en la oficina y de sistemas operacionales para microcomputadores con más del 80% de participación en ambos. Word, Excel, PowerPoint, software para la oficina y MS DOS y Windows, sistemas operacionales implantados en casi toda la base de máquinas instaladas, son sus principales productos.

Hoy está en la mira de todas las iniciativas antimonopolio que se ventilan en los Estados Unidos. Bloqueado por ahora en su compra de Intuit, software financiero y para transacciones bancarias desde el hogar, con su convenio antimonopolio firmado con el Departamento de Justicia en problemas por la negativa del juez Sporkin a aprobarlo, con demandas de Apple y otros, Microsoft tiene también una importante batalla que librar en los estrados judiciales norteamericanos. Ojalá esto no implique una disminución del ritmo innovador a que nos tiene acostumbrados este gigante del software.

Hay que estar pendientes de la salida al mercado de lo que podría ser el producto más vendido y más importante en muchos años: Windows 95, que reemplaza a DOS y a Windows 3.1.