Archivo

PASOS DE ANIMAL GRANDE EN PORTÁTILES

Los computadores pequeños siempre representan sacrificios grandes. Los portátiles tipo subnotebook, que tienen el tamaño de una revista de computadores, sobresalen tanto por lo que los fabricantes incluyen en ellos, como por lo que dejan fuera.

02 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Pero los diseñadores siguen encontrando nuevas formas de vencer los límites de la miniaturización.

Tres ejemplos destacables son el computador Omnibook 600C (de Hewlett-Packard), cuyo peso es inferior a cuatro libras; el Hinote Ultra (de Digital Equipment Corporation), que pesa aproximadamente 4,2 libras; y el ThinkPad 701 (de IBM), que pesa cuatro libras y media.

Generalmente tienen una fuente de poder externa y una unidad de disquete separada que aumentan el peso en poco más de una libra.

Los precios de los equipos, con 8 megabytes (MB) de memoria RAM y procesador 486 DX2 de 50 megahertz (MHz) comienzan aproximadamente en 2.900 dólares en el caso del Omnibook, 3.600 dólares para el Hinote y 4.100 dólares para el ThinkPad (precios en Estados Unidos).

Sin teclado apiñado El nuevo diseño del ThinkPad 701 desafía la teoría popular de que un computador angosto equivale a un teclado apiñado.

El ThinkPad, cuyo nombre en clave es Butterfly (Mariposa), guarda su teclado en dos piezas que se entrelazan; cuando se abre la tapa, las piezas se deslizan hacia adelante y hacia los lados, y el teclado se extiende hasta exceder el tamaño que tiene el computador cuando la tapa está cerrada.

El resultado es una máquina que al cerrarse resulta más gruesa, pero más angosta que sus competidores. Y cuando se abre presenta teclas de tamaño natural y teclas de funciones y navegación ligeramente más pequeñas, pero colocadas en forma muy inteligente.

Por otra parte, el dispositivo de señalamiento TrackPoint del ThinkPad es mi dispositivo entre los que se encuentran en los portátiles.

El portátil Hinote Ultra de Digital es más delgado, pero más ancho que el ThinkPad. Ninguna de sus teclas es de tamaño normal, pero la distribución es buena. Sin embargo, la trackball ubicada en el centro de un descanso para la palma de la mano es algo imprecisa.

Las teclas de letras y números del Omnibook, por su parte, son de tamaño normal, pero muchas de las demás teclas son demasiado pequeñas.

El ratón del Omnibook, que está unido por medio de una barra al costado derecho del computador, es inútil para los diestros, terrible para las personas que usan la máquina sobre el regazo e ineficiente incluso en las condiciones más adecuadas.

Baterías, potencia liviana El secreto negativo de los subnotebooks es que las baterías de menor tamaño no pueden aguantar tanto como las grandes. Se consiguen baterías adicionales, pero aumentan el peso.

Es difícil determinar con exactitud cuánto tiempo pueden funcionar estas máquinas sin necesidad de ser recargadas, pero es posible que sea entre dos y tres horas. Pruebas rudimentarias sugieren que el equipo que más tiempo opera es el Hinote, seguido por el Omnibook.

Las limitaciones de potencia impiden que las pantallas logren la nitidez de los portátiles de mayor tamaño. La pantalla de doble barrido del Omnibook es de 8,5 pulgadas. La pantalla de matriz activa de 10.4 pulgadas del ThinkPad 701C es más nítida, pero no tan luminosa como el monitor de matriz activa de 9,4 pulgadas del computador de Digital.

Las pantallas de matriz activa ofrecen un ángulo de visibilidad más amplio, lo que las hace más adecuadas para presentaciones. Pero cuestan unos 1.000 dólares más que las pantallas de doble barrido.

El ThinkPad carece de los puertos serial, de impresora, de video, de ratón y de teclado que tienen incorporados los otros dos computadores, aunque incluye una extensión de siete onzas que sí los tiene.

El ThinkPad tiene un micrófono incorporado y un fax-módem de 14.400 bits por segundo (bps) que puede convertir al computador en un altoparlante telefónico.

Puertos infrarrojos Todos estos subnotebooks tienen puertos de datos infrarrojos incorporados, que son compatibles con el reciente estándar de la Asociación de Datos Infrarrojos.

Los puertos están comenzando a aparecer tanto en impresoras como en computadores. Pero, según lo que mostraron el ThinkPad y el Hinote, puede ser un ejercicio complicado, si el software es malo y la documentación, aún peor.

Para comunicarse con el Hinote a través de una red infrarroja, el software de transferencia de archivos Tranxit del ThinkPad tenía que configurarse de una forma que iba en contra de las recomendaciones de un archivo Read me.

Después de una hora de maniobras, logré transferir un archivo. Para celebrarlo, la pantalla del ThinkPad se borró parcialmente. La versión de Tranxit del Hinote paralizó al computador en repetidas ocasiones; y lo hizo de tal forma que al oprimir el interruptor de encendido la máquina no se apagaba.

Creo que entre estos modelos el más elegante es el ThinkPad. Si su pantalla se inclina hacia atrás, el computador no se da vuelta. Su cable de energía es sencillo y liviano. Lo inteligencia del diseño del teclado debió sorprender a otros fabricantes. Pero el ThinkPad no es barato, y aún no es fácil conseguirlo.

El Hinote Ultra es un poco menos costoso y está disponible una versión más lenta que cuesta 3.200 dólares. El precio y peso del Omnibook son atractivos, pero su dispositivo de señalamiento, su teclado inferior y una pantalla más pequeña lo convierten en un competidor menos agresivo.

El mercado está lleno de alternativas más costeables, tales como el Aero de Compaq. Su teclado y trackball distan de ser ideales, su pantalla es pequeña, su batería tiene una vida corta y su procesador es lento. No obstante, si es un equipo de uso ocasional, es posible que su precio de 1.800 dólares haga esos inconvenientes aceptables.

Qué pediría yo? Menos peso, menor tamaño, pantallas más nítidas, baterías con vida eterna y precios más bajos. Pero dado que los computadores pequeños siempre implican sacrificios, posiblemente el genio de la informática solamente me conceda algunos de esos deseos.

New York Times News Service