Archivo

EL MICO VOLVIÓ A HACER MONERÍAS

Su presencia causó polémica e incluso algunos hinchas desde las tribunas hicieron evidente su descontento cuando Hernando El Mico García, el reconocido marcador de punta de los tiempos gloriosos de Millonarios en la década pasada, se puso de nuevo los cortos y se enfundó la camiseta de Caterpillar Motor en el tradicional hexagonal del Olaya.

02 de enero 1995 , 12:00 a.m.

El, que se había retirado del fútbol profesional en 1990, luego de pasar por el Bucaramanga, el Cúcuta, y finalmente por el onceno Embajador , ahora es el técnico de la Selección Juvenil de Bogotá y uno de los estrategas de las divisiones inferiores albiazules.

El que viene aquí es porque quiere ver fútbol y yo puedo aportar algo de esa experiencia, y mucho más cuando uno ha sido campeón dos veces con una institución como Millonarios. Lo otro es de alguna gente resentida , argumenta García cuando se le pide su opinión sobre el recelo de algunos hinchas.

Efectivamente, mientras El Mico era abordado por los medios de comunicación luego del encuentro en el que Caterpillar Motor empató 0-0 con Apuestas Monserrate-Escuela Vida, algunos aficionados desde la tribuna lo increpaban y le gritaban a los medios de comunicación que había que entrevistar a otros jugadores, esos sí jóvenes.

Pero García exhibía tranquilidad. A cinco días de cumplir los 34 años, este hombre, oriundo de Villa del Rosario, ya tiene un camino trazado, el de ser un buen técnico de fútbol.

Me gusta mucho ser técnico. La sensación de tener un semillero e irlo moldeando, de formas jugadores es muy satisfactoria. A uno le da mucho gusto cuando uno de los jugadores que pasa por nuestras manos triunfa y le va bien. Por ejemplo yo dirigí a Alex Daza (el goleador y figura del torneo). A uno le da mucha alegría tener deportistas de ese nivel .

Siempre intento darle ejemplo a mis jugadores. Ejemplo de mi temperamento, de mi agresividad y de la alegría con que juego al fútbol. En estos tres partidos he querido mostrar lo que yo busco de mis muchachos. Que nunca sean jugadores perdedores, que por más que se esté por debajo no bajen la guardia, que se tenga amor por la camiseta, que se haga respetar la divisa que uno representa , comenta García sin que su voz deje traslucir el sentimiento con que las dice. Habla pausadamente y muy bajo.

Estoy en Caterpillar por invitación de Pedro León, el técnico, y de Jorge Chaparro, el dueño del equipo. La última vez que jugué fue en 1990 cuando inauguraron una de las tribunas del estadio de Cúcuta. Allí jugamos contra la Selección Colombia. A mí me fue muy bien y equipos como el Unión Magdalena, el Cúcuta y el Bucaramanga me ofrecieron que volviera. Yo regresé a mi casa y allí me dije no más .

Siempre se pensó que el retiro de un jugador como el Mico García había sido prematuro. El comenta que lo tuvo que hacer porque tuvo problemas con el nacimiento de un hijo. Sin embargo, la hinchada de Millonarios aún recuerda algo de sus fulgurantes cabalgatas por las líneas para levantar el centro y también su particular sobrenombre.

Claro que me costó un poco de trabajo la parte física, y más en un torneo como este en que los últimos diez minutos son cronometrados por el tiempo en que la bola está en movimiento y uno termina jugando más de los 45 minutos. Pero yo trabajo a la par con los muchachos, como le dije antes, siempre tratando de dar ejemplo.

Hernando El Mico García quiere seguir estudiando para ser un gran técnico, y por qué no, dirigir una selección nacional.

Esa es una de las metas... , concluyó.