Archivo

PRESUPUESTO:LO BUENO, LO MALO Y LO FEO

El Gobierno Nacional aspira a que el Congreso le apruebe una partida presupuestal para 1994, por 14,4 billones de pesos. Dirigentes gremiales y empresarios de la región defienden y rechazan la suma pretendida. Al presidente del Comité Empresarial Permanente del Valle, Ernesto Delima Lefranc, no le preocupa la cantidad del dinero presupuestado. Argumenta que el país soporta una carga fiscal muy grande, producto del endeudamiento que asumió al dar vía libre a la privatización.

28 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Explica que uno de los mayores costos en que incurrió el Gobierno se da en el momento en que decide prescindir de todas aquellas entidades catalogadas como inoperantes.

Al liquidar a Colpuertos o a los mismos Ferrocarriles Nacionales, empresas que estaban desangrando al Estado, se empieza a gastar el dinero en jubilaciones y liquidaciones, gastos duros pero necesarios, según la opinión del empresario, porque quién termina favorecido es el usuario.

Delima considera que en la privatización hay buenas intensiones ya que el objetivo final es el de operar a costos bajos. Y aunque piensa que la cifra para el presupuesto de 1994 resulta astronómica a simple vista, hace énfasis en la forma como el Gobierno ha luchado por reducir ese déficit fiscal. Igualmente, justifica los 14 billones de pesos al indicar que los gastos de funcionamiento del estado no están por encima de la inflación.

Pero de esa opinión discrepa el presidente de la junta directiva de la Asociación Colombiana de pequeños industriales (Acopi), Farouk Kattan. A él sí le preocupa el presupuesto que tiene en mente el gobierno; le parece que va en contravía del tamaño del Estado.

Kattan prevé que llegará un momento en que el gasto de funcionamiento termine desplazando el gasto social. Además advierte que el Gobierno con su privatización cada vez asume un mayor número de deudas y funciones.

Pero lo que más le inquieta y cataloga como crítico, es el hecho de que en Colombia se hable de un Estado eficaz, mientras piensa en una inversión millonaria que no irá a redundar en beneficio de la sociedad; considera que de todos esos billones de pesos, muy poco llegará a los sectores de la vivienda, la salud y la educación; para Farouk Kattan, el Gobierno borra con el codo, lo que escribe con la mano.