Archivo

Aumentan las críticas de trabajadores al acuerdo comercial con Estados Unidos

La Confederación General del Trabajo (CGT) les aseguró a los Representantes a la Cámara de Estados Unidos que el Tratado de Libre Comercio (TLC) que su gobierno negoció con Colombia “agrava la actual situación del pueblo colombiano y el futuro de la misma sociedad estadounidense”.

31 de enero 2007 , 12:00 a.m.

En carta enviada ayer a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y a la Comisión de Medios y Arbitrios de la misma corporación, el presidente de la CGT, Julio Roberto Gómez, comenta que los acuerdos comerciales deben ser guiados por el interés de beneficiar a los pueblos de los países que los suscriben y no a los intereses de las empresas multinacionales.

Y eso, dice el directivo sindical, es lo que pasa con el TLC Colombia-Estados Unidos: solo favorece los estados financieros de las grandes compañías trasnacionales con asiento en Estados Unidos y a un pequeño grupo de empresarios nacionales.

La CGT, al igual que sus homólogas CUT y CTC, ha rechazado el negociación del acuerdo comercial con Estados Unidos y confía en que no sea aprobado por el Congreso de dicho país ni por el colombiano.

En Colombia, el texto del TLC será sometido a debate en el Congreso y es uno de los temas de la agenda que abordará en sus sesiones extraordinarias convocadas por el Ejecutivo para agilizar su aprobación.

Una carta con similares consideraciones a las de la CGT fue enviada a los congresistas norteamericanos por la CUT, la CTC y los pensionados colombianos en la que les piden, de manera explícita, no aprobar el acuerdo comercial mencioando.

APOYAR DESARROLLO El Gobierno y el Congreso de Estados Unidos, según la CGT, deberían aplicar una política que le permita a Colombia adentrarse en un proceso real de desarrollo, sin recurrir a “chantajes” de ninguna naturaleza, como ocurre hoy con el Atpdea. Este esquemas de beneficios arancelarios fue prorrogado hasta el 30 de junio