Archivo

Escultura contra terrorismo divide a Perú

(EDICIÓN NACIONAL) Fue construida en homenaje a la memoria de miles de víctimas de la violencia política que azotó a Perú entre 1980 y el 2000, pero irónicamente ahora se ha convertido en símbolo de división en el país andino.

31 de enero 2007 , 12:00 a.m.

La escultura ‘El ojo que llora’, adornada con piedras que llevan inscritos los nombres de los peruanos que cayeron durante este periodo, ha generado una inusitada polémica por la negativa de los familiares de las víctimas a que se incluyan en el monumento nombres de terroristas ajusticiados por el Estado peruano.

Los familiares de los desaparecidos a manos de integrantes de los grupos armados Sendero Luminoso y Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (Mrta) iniciaron una serie de protestas por lo que consideran una falta de respeto a la memoria de sus seres queridos.

La controversia ha llevado a las autoridades del municipio limeño del distrito donde se ubica la escultura a proponer al gobierno del presidente Alan García que se borren los nombres de los 41 terroristas que se incluyen en el monumento.

Condenan actitud negativa Se trata de miembros de esos dos grupos terroristas que fueron asesinados extrajudicialmente y reconocidos también por la desactivada Comisión de la Verdad y Reconciliación como víctimas de la violencia política.

Artistas y activistas de derechos humanos han condenado la actitud de quienes pretenden ignorar el significado de un obra de esta naturaleza.

En tanto, los representantes de las víctimas del terrorismo, para hacer oír su voz de protesta, se han manifestado a favor de la pena de muerte para los terroristas.

Mientras se define el destino de las piedras de la discordia, el Ejecutivo no se ha pronunciado sobre la posibilidad de acoger el pedido de los familiares de las víctimas del terrorismo.

Se espera que la decisión se de a conocer en breve, ya que existe una partida de aproximadamente 60.000 dólares para concluir las obras en la denominada ‘Alameda de la Memoria’ como parte del conjunto que da vida a ‘El ojo que llora’.