Archivo

Sin tope en integraciones bancarias

¿Los colombianos hemos visto con preocupación que cada vez existen menos bancos y que casi todos han llegado a manos de unos pocos conglomerados financieros y de trasnacionales, sin que por parte de la Superintendencia Financiera se haya hecho nada para hacer cumplir la norma que obliga a que no se supere el 25 por ciento de participación del mercado. ¿Que podemos hacer?

29 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Las entidades vigiladas por la Superintendencia Financiera, resultado de la integración de las anteriores, Bancaria y de Valores, están sujetas al cumplimiento de las normas generales de competencia, con las particularidades que se contienen principalmente en el artículo 98 del estatuto orgánico del sistema financiero.

Esas normas de competencia comprenden el régimen de competencia desleal, las normas sobre inhabilidades e incompatibilidades, las previsiones sobre prácticas comerciales restrictivas (acuerdos, actos y abuso de posición de dominio), y las correspondientes a integraciones empresariales.

La regulación sobre integraciones empresariales está contenida en el artículo 4 de la ley 155 de 1959. Allí se precisa que todas las operaciones de esa naturaleza que se proyecten deben ser, previamente informadas, para que la autoridad correspondiente pueda objetar aquellas que tiendan a generar una indebida restricción a la competencia.

Todas las operaciones para las cuales no se haya previsto un responsable deben ser informadas a la Superintendencia de Industria y Comercio. Las integraciones de entidades vigiladas por la antigua Superintendencia Bancaria, deben ser informadas a la Superintendencia Financiera.

En el estatuto orgánico del sistema financiero se indica que si las entidades que pretenden integrarse no representarían conjuntamente, por lo menos el 25 por ciento del mercado o mercados respectivos, no será posible objetar la integración. Pero, allí no se señala que si se supera ese porcentaje se deba concluir que se afectará la competencia y que, por ello la operación debe objetarse.

En ese orden de ideas, comprobar que se supera ese porcentaje es sólo una indicación muy inicial y definitivamente no conclusiva sobre que la integración generaría una indebida restricción a la libre competencia.

Y, en el mismo orden de ideas, resulta claro que, contrario a lo que es la creencia popular, en Colombia no existe ninguna norma que prohíba que una entidad financiera tenga más del 25 por ciento de su respectivo mercado, ni que asuma, como si sucede en para los operadores de servicios públicos domiciliarios que, superado ese porcentaje se detente posición de dominio.

De la anterior manera, espero haber explicado las razones por las cuales no existiría ninguna razón legal para que se acudiera a los mecanismos previstos en la normatividad administrativa y civil para hacer cumplir las disposiciones sorbe normas de competencia, ya que el sólo porcentaje de mercado no implica afrenta alguna.

Muy diferente podría ser la situación si, con prescindencia del porcentaje, alguna entidad o grupo de entidades tiene posición de dominio y ha abusado de la misma. Pero eso superaría el motivo de inquietud del amable lector (…)