Archivo

En río revuelto, ganan conocedores

El nuevo año recibió a todo el sector automotor, incluyendo dueños y futuros propietarios de automóviles, con la noticia de una disminución importante en los precios de los automóviles nuevos y usados.

27 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Sin embargo, en la Revista Motor y en el programa MotorTV, su director José Clopatofsky anunció desde hace más dos meses que esto iba a suceder, por lo cual la noticia no tomó por sorpresa a la mayoría de nuestros lectores.

Esta fue una disminución anunciada, ya que se sabía que por el nuevo IVA propuesto por el Gobierno, para este 2007 todos los carros de cilindradas mayores a 1.4 litros y cuyo precio no superara los 30 mil dólares tendrían una rebaja en su precio final de casi 7 puntos porcentuales.

Por ello la disminución en los precios no es noticia. Sin embargo, sí lo es el nuevo fenómeno que se empieza a presentar en nuestro mercado automotor.

Muchos automóviles de marcas nacionales e importadas cuyos motores son de 1.6 litros quedaron muy cercanos por sus precios a los de motor 1.4. Esto pone de cabeza la oferta que hay en el mercado, ya que quiere decir que por la misma plata ahora la gente podrá tener mucho más carro.

Así las cosas, surgen varias preguntas: ¿qué pasará entonces con los carros de menor cilindrada?, ¿terminarán desapareciendo?, ¿cómo reaccionará el mercado a esta nueva tendencia?, ¿hasta dónde llegará el efecto de esta rebaja? Así está el mercado hoy por hoy Uno de los primeros síntomas de este nuevo panorama es que algunos carros nuevos se 'bajaron' a segmentos a los cuales antes no pertenecían. Para tomar un caso puntual está el Nissan Sentra 1.6 que quedó incluido en el margen de los 30 millones de pesos. Es decir, que en esa frontera entra a competir con un Twingo full equipo, un Aveo 3p básico o un Hyundai Getz.

Pelea interesante para un sedán de buen tamaño, tradición y con un motor más grande que el de sus nuevos competidores.

En este caso el comportamiento lógico del mercado sería que se masificara la demanda de este vehículo cuyo origen mexicano también lo favorece, efecto para el cual ya está preparado el distribuidor autorizado, Dinissan.

"Previendo esta situación, realizaremos mayor cantidad de pedidos a la fábrica para garantizar la disponibilidad del producto y se reforzarán los planes de venta y posventa para recordar al público las bondades del producto, aumentando los puntos de atención para cubrir la demanda y el suministro oportuno de repuestos", dice Pedro García, gerente nacional de mercadeo de Dinissan.

Canibalización La segunda consecuencia de este 'bajón' será la canibalización de modelos de diferente cilindrada dentro de una misma marca. Por ejemplo un Renault Logan Dynamique 1.6 quedó peligrosamente cerca de un 1.4, apenas los separa un margen de 1.2 millones de pesos. La misma situación parece reflejarse en el caso de los Megane Unique. Tanto que conocimos de fuente totalmente fidedigna que los Megane y Logan con motor 1.4 desaparecerán del mercado dentro de unos tres meses en cuanto se acabe el material CKD que tiene Sofasa pendiente de ensamblar.

Si se tienen en cuenta los precios del año pasado el Optra 1.8 también redujo su distancia en 3.5 millones frente al modelo 1.4, al igual que el Mazda Allegro 1.3 5 puertas que perdió terreno frente al mismo modelo 1.6, pues para comprar este último apenas hay que dar una diferencia de 2.2 millones de pesos.

Y si eso pasa en el caso de los autos nacionales en los importados no es diferente la cosa. Un Citroën C3 de 1.3 litros cuesta 49.9 millones frente a los 51.9 que cuesta este mismo modelo con motor 1.6. En Hyundai con sus modelos Accent Vision GLS la variación entre el 1.4 y el 1.6 es de apenas 1.2 millones.

Ante este panorama podría pensarse que el destino final de los modelos 1.4 sería extinguirse. Pero en verdad, ¿es esta una posibilidad cercana a la realidad? Pase lo que pase con el mercado, en este tiempo incierto los ganadores resultarán ser los conocedores, aquellos que saben exactamente qué es lo que buscan y cuáles son las diferencias fundamentales entre los modelos y las marcas y cuáles son las ventajas y desventajas de comprar un auto nuevo o uno usado. Ellos sabrán sacar el mejor partido a este momento.

¿Qué sucede con los carros 1.4? Si usted es propietario de un modelo 1.4 seguramente estará pensando en vender su carro ya, para no perder más plata, o quedarse con éste.

Inicialmente verifique en cuánto quedó su auto y compare por esa plata a cuál otro modelo puede aspirar. No se desespere. Ante una gran depreciación del valor del usado siempre piense si tiene más carro que plata y si la repuesta es afirmativa quédese con éste. No se case con una sola marca, a veces podrá encontrar opciones interesantes por el mismo dinero y con las mismas características bajo otro emblema. Piense que por el mismo precio de un Twingo nuevo podrá conseguir un Logan del año anterior y eso se repite en casi todas las marcas. Recuerde que siempre el consumo de la gasolina y los elementos de seguridad serán determinantes en el momento de comprar.

LO QUE DICEN LOS DISTRIBUIDORES Ernesto Ronderos, gerente general de AutoGalias dice que “los propietarios de automotores de 1.4 litros se van pasar a 1.6, aunque la mayoría de gente siempre tiene en cuenta el consumo de gasolina, y eso es importante, a pesar de que la diferencia en el gasto no sea mucha. Y aunque vaya a haber desplazamiento en esta medida, ello no significa que vaya a aumentar el mercado”.

Carlos Montoya, gerente general de Continautos, coincide con su colega y afirma que los carros con motores de 1.4 hacia abajo no van a desaparecer pero sí que el mercado debe esperar una gran disminución de su oferta: “hay que tener en cuenta que esos carros se venden en países como Colombia, ya que en el muchos lugares del mundo no, pero la idea sería tener un mercado como el europeo y ofrecer una plataforma con muchos motores, para así mantener a todos los compradores”.

De darse este comportamiento, cada vez menos serán los carros con motores 1.4 por efecto de la migración de compradores. Entre los retos de los distribuidores, que mantienen en sus inventarios los autos de estas cilindradas o deben continuar con los envíos de las casas matrices, no se descarta bajar los precios. Esto puede hacer atractivos estos modelos.

Los usados, una parada obligatoria En estos días no se puede comprar un carro nuevo sin antes mirar atentamente el mercado del usado, ya que definitivamente este tipo de vehículos sería siempre el escalón de entrada para muchos colombianos.

Por ello es obligatorio que mida su presupuesto dentro de las tablas de usados y compruebe para cuáles autos le alcanza ya que este ejercicio podría sorprenderlo y darle nuevas opciones. Por ejemplo: Con la misma plata de un Twingo nuevo, usted se puede comprar un Megane 1.4 de hace dos años.

Un Mazda Allegro 1.6 sedán 2006 vale más que un Mazda 3 1.6 modelo 2005.

Puede comprar un Optra 1.4 2005 con la misma plata del un Aveo 1.4 nuevo.

Un Hyundai Elantra GLS 2.0 automático del año pasado es más barato que un Accent Vision 1.4, también automático, modelo 2007.

Este ejercicio, le concede gran cantidad de variables. Hágalo y guíese con las tablas de MOTOR, que son una buena referencia.

Además el carro usado tiene otras ventajas adicionales, como que está exento del pago de matrícula y su liquidación de impuestos es de menor valor frente a la de un automóvil nuevo.

Así se afectó la gama alta “Recibimos un golpe duro en nuestros inventarios de usados porque empiezan a competir contra los vehículos nuevos de baja y media gama”", afirma Joaquín Sáenz, gerente general de Autogermana (BMW).

Sin embargo, creen que para algunos de los tradicionales compradores de autos nuevos nacionales esta entrada de los usados de alta gama va a ser muy atractiva para ellos y, a su vez, ellos muy importantes para este mercado.

En el caso de Subaru se sintió mucho más el descenso en los precios, según Pedro Nel Quijano, gerente general de Subaru de Colombia. “Por la devaluación del dólar y el Yen, entre otros motivos”, explica.

6 por ciento es el arancel que tiene todos los carros que llegan de México.