Archivo

Misión de E.U. viene por nuevo plan de Uribe

Ante la llegada de un Congreso demócrata a Estados Unidos y teniendo en cuenta los nuevos retos que plantea el resurgimiento de cultivos ilícitos en Colombia y el complejo proceso de reinserción de los grupos paramilitares, entre otros temas, el gobierno del presidente Álvaro Uribe emprendió una ofensiva diplomática para garantizar el respaldo a su nueva estrategia en territorio estadounidense.

27 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Para aceitar la maquinaria de esta “nueva era” de las relaciones bilaterales, llega al país este lunes una gran delegación interdisciplinaria de funcionarios estadounidenses que encabeza el subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, Tom Shannon.

Él estará acompañado por la subsecretaria de Estado para Asuntos de Narcotráfico, Anne Patterson, y el subsecretario de Defensa para el Hemisferio, Stephen Johnson. También hacen parte de la misión la vicefiscal Mary Lee Warren y el subsecretario diputado de la Agencia para el Desarrollo Internacional (Usaid), Mark Silverman.

En su agenda están previstas reuniones con el presidente Álvaro Uribe, la mayoría de los ministros, la Fiscalía y la Comisión Nacional de Reconciliación y Reparación.

Durante esos encuentros, el Gobierno explicará los detalles de un plan de acción, que abarca seis años, y que se destaca por su marcado acento hacia el desarrollo social.

Este plan de cuatro puntos (ver recuadro), que fue presentado esta semana al cuerpo diplomático acreditado en Bogotá, tiene el nombre de ‘Estrategia para el Fortalecimiento de la Democracia y el Desarrollo Social: Plan Colombia- Fase de Consolidación”.

Su objetivo principal es consolidar los logros de más de un lustro bajo el Plan Colombia, pero reordena las prioridades.

Hace énfasis, por ejemplo, en la expansión de los programas de desarrollo alternativo, que alejan a los campesinos de los cultivos de coca. También impulsa el programa de Familias Guardabosques, que responde a esa misma premisa.

Igualmente, sitúa los acuerdos comerciales, como el TLC –que está pendiente de ser debatido en el Congreso– , en el plan para generar trabajos para los cerca de 32.000 ‘paras’ que se han desmovilizado.

Para ello, como hizo el ex presidente Andrés Pastrana cuando lanzó el Plan Colombia en 1999, la nueva estrategia ahora aboga por la corresponsabilidad del mundo frente al narcotráfico, al que describen como la raíz de los problemas colombianos.

Tras recursos del 2008 La estrategia –que es más bien un plan de gobierno– parece acomodarse a los intereses de las mayorías demócratas en el Capitolio, que llevan años criticando el énfasis militar en la lucha contra el narcotráfico y terrorismo.

También amarra el futuro del TLC a la consolidación del progreso en Colombia, pues genera alternativas económicas.

El momento, en todo caso, es clave, pues el próximo 5 de febrero la administración del presidente George W. Bush presentará al Congreso su solicitud de presupuesto para el año 2008, en la que define el tipo de ayuda que quiere dar a Colombia.

De allí en adelante, será el Congreso quien estudie la propuesta a lo largo del año.

Para empalmar la ofensiva también viajará el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, a Washington el miércoles de la semana entrante.

Santos es el primer ministro latinoamericano que visita el Pentágono desde que se posesionó Robert Gates como nuevo secretario de Defensa de E.U.

Así mismo, en 15 días visitará la ciudad el vicepresidente Francisco Santos y se espera que Álvaro Uribe lo haga hacia mediados de marzo. .

LOS 6 TEMAS CLAVES El gobierno del presidente Álvaro Uribe lanzó el pasado miércoles la “Estrategia de Fortalecimiento de la Democracia y el Desarrollo Social: Plan Colombia-Fase de Consolidación”.

Se trata de una iniciativa dirigida a complementar los logros obtenidos en el campo de la seguridad, la justicia, los derechos humanos y la economía.

Los seis puntos del plan son los siguientes: 1. Lucha contra las drogas ilícitas y el terrorismo.

2. Fortalecimiento de la justicia y los derechos humanos.

3. Internacionalización de la economía.

4. Mejora de programas sociales.

5. Atención integral a la población desplazada.

6. Desmovilización, desarme y reintegración.