Archivo

Adicción a nicotina depende de una región del cerebro

Una parte del cerebro llamada ínsula estaría aparentemente vinculada a la adicción a la nicotina, por lo que las personas que tienen esta zona dañada no sienten la necesidad irresistible de fumar, según un estudio publicado ayer en Estados Unidos.

26 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Los investigadores estudiaron a 69 pacientes que fueron fumadores y que sufrieron daños cerebrales, 19 de ellos con lesiones en la ínsula, una zona que desempeña un papel clave en las emociones.

En este grupo, 13 (68,4 por ciento) habían dejado de fumar y 12 de ellos lo lograron rápida y fácilmente, sin sentir jamás ganas urgentes de prender un cigarrillo después, indica el estudio.

“Uno de los problemas más difíciles de toda adicción es detener las ganas irresistible de fumar, comer o consumir una droga”, aseguran los investigadores de la Universidad de California del Sur.

“Identificamos un nuevo blanco de investigación en el cerebro”, añaden.

Aunque suene interesante, los medicamentos para tratar la ínsula que pueden ayudar a los fumadores a dejar el hábito no están listos, subrayan. Pero a corto plazo, posiblemente será posible estimar el éxito de las terapias midiendo la actividad de esta región del cerebro.

Este estudio se inspiró en el caso de un paciente que fumaba dos paquetes de cigarrillos al día antes de que su ínsula se dañara por un ataque cerebral.

Dejó de fumar inmediatamente después, argumentando haber perdido las ganas. AFP