Archivo

Objeción de contralor no frena vía

A pesar de que la oferta de Devisur, perdedor en la licitación de la concesión Pasto-Rumichaca-Chachagüí, aumentaba en 110.000 millones de pesos el valor de la obra, éste reclama al Gobierno que se le adjudique a ellos la obra y no al ganador del proceso, por supuestas inhabilidades.

26 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Pero la respuesta del Ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, fue tajante. “No entregaremos un contrato a una empresa que no se ganó nada, la obra la construirá Desarrollo Vial de Nariño, quien ya firmó el contrato y lo ejecutará”.

La aspiración de Devisur, que esta respaldada por el Contralor Delegado de Infraestructura, Julio César Cárdenas Uribe, fue rechazada por el Gobierno al señalar que durante la audiencia pública la entidad no presentó ninguna objeción, sino que esta se hizo un día antes de la firma del contrato.

Cárdenas apareció en el Ministerio señalando que no se podría firmar el contrato con la firma ganadora ya que este no se había suscrito en el plazo de cinco días establecido por ley.

Frente a esta situación el Instituto Nacional de Concesiones le respondió que debido a las dificultades del consorcio ganador para constituirse como empresa, y así obtener una garantía bancaria, ampliaron el plazo a la firma.

La denuncia de la empresa Devisur señala un posible conflicto de intereses entre Incoequipos integrante del grupo ganador y una firma estructuradora.