Archivo

Por un debate masivo

Como bien lo han señalado los expertos y los aspirantes a la Alcaldía de Bogotá, el tema de la movilidad estará en el centro de la campaña electoral de este año. En dos oportunidades, en este espacio, el periódico ha abordado el gigantesco reto que tiene la ciudad para solucionar uno de los problemas más graves, cual es el del caos en el tránsito y en el transporte público, que ha afectado significativamente los indicadores de productividad y equidad de los bogotanos.

26 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Sería injusto no reconocer los beneficios que han venido de la mano del sistema TranMilenio, pero este, por si solo, necesita de varios complementos como los de continuar con las siguientes fases de TM, meter en cintura al poderoso gremio de los transportadores y fortalecer institucional y técnicamente a la nueva Secretaría de Movilidad. Hace bien el alcalde Luis Eduardo Garzón al afirmar que el debate sobre la extensión de TM por la carrera séptima y la calle 26 no está cerrado.

Y el debate, en busca de alternativas que mejoren la movilidad de los bogotanos, es lo que más le conviene a la ciudad. Debate que debe liderar la administración en lo que le resta de tiempo. Sería irresponsable que Garzón le ‘chutara’ el problema a su sucesor.

Es inevitable pero equivocado dejar politizar la discusión de un tema que tiene un alto componente técnico y financiero. La búsqueda de las más óptimas soluciones para salir del calvario en que se ha convertido transitar por la ciudad no se puede reducir a los políticos. En ella tienen que participar los técnicos, la academia, los expertos internacionales, la Cámara de Comercio, los medios de comunicación y las organizaciones de la sociedad civil.

Como el tema ha sido una permanente preocupación de este diario y para centrar la discusión sobre la viabilidad de TM en la séptima y la avenida Eldorado, EL TIEMPO, junto con el proyecto ‘Bogotá como vamos’, se proponen liderar el debate sobre las distintas alternativas que debe considerar la ciudad en lo que tiene que ver con la suerte de algunos tramos de la fase III de TM. El debate debe adelantarse sin fundamentalismos, con creatividad pero también con un alto grado de realismo urbano y financiero.

editorial@eltiempo.com.co