Archivo

Senado aprieta a Bush tras discurso

Solo horas después de que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, les pidiera apoyo para reforzar las tropas en Irak durante su discurso del estado de la Unión, los demócratas aprobaron ayer en el Senado una moción de rechazo a su plan, que no es vinculante pero que también respaldan algunos republicanos.

25 de enero 2007 , 12:00 a.m.

El texto, aprobado por el Comité de Exteriores del Senado por 12 votos a favor –incluido un senador republicano– y 9 en contra, precisa que el envío de más soldados a Irak “no es de interés nacional”.

Uno de sus promotores, el presidente del Comité y aspirante demócrata a la Casa Blanca, Joseph Biden, explicó que esta iniciativa, que es más bien testimonial, no persigue “incomodar al Presidente o demostrar su aislamiento”, sino que “es un intento de evitar que el Presidente comenta un error significativo”.

En términos similares se pronunció el republicano de mayor rango en el Comité, Richard Lugar, al afirmar que “este voto no obligará a nada al Presidente, pero confirmará a nuestros amigos y aliados que estamos divididos y en una situación confusa”.

Lugar ha sido uno de los más críticos con las propuestas planteadas por Bush, y también uno de los más escépticos ante la posibilidad de que alguien pueda convencerle de cambiar de opinión.

“No me queda claro cómo la aprobación de una resolución no vinculante, que el Presidente ya ha dicho que ignorará, puede contribuir a una mejora o modificación de nuestra política en Irak”, aseguró.

El único republicano que se sumó a los demócratas fue el senador Chuck Hagel, quien considera que el conflicto de Irak se ha convertido en “el asunto más divisorio en este país desde Vietnam”.