Archivo

Llegaron a pie hasta el lugar más inaccesible del planeta

Casi medio siglo después de la llegada de los soviéticos al denominado Polo de Inaccesibilidad de la Antártida, el corazón geográfico de este continente blanco, un equipo conformado por un guía canadiense y tres aventureros británicos repitió la hazaña, pero con una diferencia sustancial: no utilizó ningún tipo de vehículo motorizado.

25 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Los cuatro soportaron casi dos meses de borrascas gélidas con trineos de 120 kilos a cuestas, para lo cual se sirvieron de esquíes impulsados por cometas, que los arrastraron a velocidades que llegaron a rondar los 50 kilómetros por hora.

La travesía comenzó en una base científica rusa situada en la costa antártica y culminó 49 días después en el punto más alejado del océano, a 3.725 metros sobre el nivel del mar. En total, 1.770 kilómetros de caminata y esquí, con temperaturas inferiores a 50 grados bajo cero.

El equipo, llamado N2i, está conformado por el canadiense Paul Landry y los británicos Rupert Longsdon, Rory Sweet y Henry Cookson. Estos tres ganaron el Desafío Polar del 2005, una carrera de 563 kilómetros hasta el Polo Norte.

Hola a Lenin A los expedicionarios les sorprendió hallar, en medio de la nada polar, un busto del líder comunista Vladimir Lenin, colocado allí por los soviéticos en diciembre de 1958.

“Notamos un punto negro en el horizonte, y a medida que nos acercábamos el contorno de la estatua comenzó a aparecer. No podíamos creerlo –relataron en un escueto comunicado publicado en su sitio web (www.teamn2i.com)–.

Estábamos tan exhaustos que apenas pudimos instalar la carpa bajo la mirada severa de Lenin”.

Desde el Polo de Inaccesibilidad volaron hasta la base Progress, donde ayer esperaban un avión que los llevara a Vostok, otra base rusa, antes de viajar a Ciudad del Cabo.

Aunque hasta ahora no se ha planteado, queda pendiente una polémica con el madrileño Ramón Hernando de Larramendi, pionero en la utilización polar de trineos tirados por cometas. En diciembre del 2005, el español reclamó para él y sus dos compañeros de expedición “el honor de ser los primeros en pisar el punto de más difícil acceso de la superficie de la Antártida, y por tanto del mundo”.

El patriarca de los imposibles Edmund Hillary, el primer hombre en llegar a la cima del monte Everest, fue el protagonista de la otra visita significativa que recibió la Antártida en los últimos días.

Este neozelandés, que ostenta el título de ‘sir’ de la corona británica y que cumplirá 88 años en julio, asistió el sábado al aniversario número 50 de la Base Scott, establecida gracias a sus esfuerzos y a los del Gobierno de su país.

Hillary alcanzó el Polo Sur (ver mapa) en enero de 1958, cinco años después de su hazaña en el Himalaya.

Ciencia nacional en la Antártida.

El geólogo colombiano Orlando Hernández hizo parte del equipo que halló en el 2006 las huellas del meteorito que habría separado a Australia de la Antártida y acabado con casi toda la vida en la Tierra, entre 250 y 260 millones de años atrás. El descubrimiento, que se hizo gracias a un satélite de la Nasa, estableció que el impacto fue mayor que el de Yucatán (México), que causó el fin de los dinosaurios.

HITOS HELADOS.

1901 Inglaterra estableció su primera base de carácter permanente. Desde allí se realizaron incursiones al interior.

2041 Hasta ese año la Antártida será una “reserva natural consagrada a la ciencia y a la paz”, gracias a un tratado firmado por 12 países.

1911 En diciembre de ese año una expedición alcanzó el Polo Sur por primera vez.

Su líder fue el explorador noruego Roald Amundsen.

Un continente hecho de superlativos.

HOBART, AUSTRALIA (AFP ) La tripulación de cualquier barco que se atreva a dirigirse hacia el extremo sur del planeta, ya sea para abastecer alguna de las cerca de 40 bases científicas existentes en la Antártida o para dejar o recoger personal, debe estar dispuesta a enfrentar aguas temibles y vientos de hasta 180 kilómetros por hora.

El más frío, el más seco, el más desierto, el más elevado… el continente antártico colecciona superlativos.

Protegido hasta ahora del calentamiento climático por el Océano Glacial Antártico u Océano Austral, que forma a su alrededor un cinturón de aguas frías, el 98 por ciento de su superficie está cubierta por hielos perpetuos.

Su área, de 14,5 millones de kilómetros cuadrados, es suficiente para que en ella quepan una vez y media los Estados Unidos.

Incluso, el continente helado puede extenderse a 30 millones de kilómetros cuadrados en el invierno, cuando se forma hielo en la superficie marítima que lo rodea.

La capa de hielo que la cubre tiene un espesor promedio de dos kilómetros cuadrados y representa 30 millones de kilómetros cúbicos de hielo, es decir el 90 por ciento de todo el hielo terrestre, o –en otras palabras– el 70 por ciento de las reservas de agua dulce del planeta.

Los números de la Antártida no paran de impresionar, y proyecciones apocalípticas llegan a la mente al pensar que, si todo este hielo se derritiera, el nivel del mar subiría 60 metros. En este continente la temperatura promedio oscila entre -40 y -80 grados centígrados en invierno, y en verano sigue siendo negativa (de -15 a -45 grados centígrados).

Allí, además, se ha registrado la temperatura más baja de la Tierra: -89,2 grados centígrados, en 1983, en la estación rusa de Vostok.

Los científicos calculan que la Antártida estuvo, hace varios millones de años, llena de vida. Sin embargo, esta escasea ahora por cuenta de las condiciones extremadamente difíciles, que hacen que la flora sea casi inexistente, así como los insectos, en tanto que los pájaros y los mamíferos endémicos solamente encuentran alimento en el océano.

.

CHINA DESAUTORIZA TURISMO ANTÁRTICO.

PEKÍN (Efe) Hace exactamente una semana, después de que varias agencias organizaron viajes a la Antártida desde Chile y Argentina, China pidió a sus ciudadanos que se lo piensen dos veces antes de ir allí.

“No aprobamos ningún tipo de gira a la región, porque nuestra gran preocupación es proteger su frágil ecosistema y la seguridad de los viajeros”, dijo un responsable de la Administración de Turismo.

La Cancillería y la Administración Oceánica ya habían emitido advertencias en el mismo sentido.

Por 12.500 dólares (unos 28 millones de pesos), agencias de viajes chinas ofrecen paquetes para llegar a la Antártida en barco.