Archivo

BRÚJULA

24 de enero 2007 , 12:00 a.m.

El Foro de Davos Comienza hoy en Davos, Suiza, el tradicional encuentro anual de destacadas personalidades del mundo en el que se analizan los grandes problemas económicos, sociales y políticos del planeta. En esta ocasión uno de los temas que se discutirá será el de cómo acelerar el crecimiento en América Latina. Es bueno que se debata este asunto, pero es tan importante -y más urgente- que se intercambien ideas de cómo garantizar que el crecimiento económico logre sacar de la miseria a millones de ciudadanos que hoy en día, a pesar de la reactivación de la economía en la región, aún siguen atrapados en condiciones de vida muy precarias.

Vale la pena recordar, porque a veces da la impresión de que algunos economistas lo olvidan, que el objetivo prioritario de lograr una tasa de crecimiento alta y sostenida es para que dicho aumento genere los empleos, los impuestos y las divisas que se necesitan para la dura batalla contra la pobreza. De poco sirve que un buen ritmo de crecimiento favorezca exclusiva o principalmente a la clase alta y media de un pais. Lo que es útil de tener una economía vigorosa es que esa sea la mejor herramienta para mejorar sustancialmente las condiciones de vida de los ciudadanos menos favorecidos.

En Colombia esta cuestión debe convertirse en el punto central de la discusión económica. Porque el muy buen desempeño de la economía no se ha traducido en el aumento esperado en la calidad de vida de los más pobres.

Algo, o varias cosas, están fallando. Hay que evaluar con rigor lo que está sucediendo, alejados de bizantinas discusiones ideológicas y más bien armados de análisis técnicos, para hacerle al modelo los ajustes del caso.

Esperemos que de Davos surjan buenas ideas de las cuales podamos aprender para robustecer las soluciones locales.