Archivo

Futuro del cine, cerca de Internet

El nuevo servicio en línea de Netflix, la compañía que popularizó la entrega de DVD por correo postal, da un gran empujón a la entrega electrónica de películas por Internet, la vía de distribución de videos del futuro.

24 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Netflix hizo, por fin, honor a su nombre cuando anunció un esperado servicio que permitirá a sus suscriptores descargar filmes y programas televisivos a sus ordenadores personales a través de Internet.

El servicio, llamado Watch Now (Véalo ahora), supone que los clientes no tendrán que esperar a la llegada del correo para ver las películas o programas de televisión que alquilen, y permitirá acceder a los videos inmediatamente en el ordenador personal, sin costos adicionales.

Los clientes que lo deseen podrán continuar recibiendo sus DVD por correo, pero también tendrán la opción de acceder a los cerca de mil títulos -una pequeña fracción de los más de 70.000 de que dispone el servicio por correo postal-, si utilizan una tecnología que permite ver los programas prácticamente al mismo tiempo que se descargan en la computadora.

Netflix no es, por supuesto, la primera compañía en ofrecer un servicio de estas características.

El gigante informático Apple y el del comercio electrónico Amazon, llevan más de un año ofreciendo la entrega electrónica de productos audiovisuales, mientras que MovieLink o CinemaNow han convertido la visita al video club en una reliquia del pasado.

Pero el tirón de Netflix y sus más de 6,3 millones de suscriptores -un 12 por ciento del mercado del alquiler de DVDs en E.U.- podría dar un empujón a una vía de distribución que todavía está en pañales.

Al igual que sus competidores, la compañía de Los Gatos, en California, se enfrenta a importantes obstáculos de naturaleza tecnológica, como los problemas derivados de compatibilizar los formatos de Internet para la televisión, la instalación del software para ver las películas o la necesidad de contar con una conexión a la red de alta velocidad.

A esto se suma -y ésta ha sido una de las principales críticas a Netflix- que sólo está disponible para los usuarios del sistema operativo Windows, de Microsoft, con lo que quedan excluidos los usuarios de Apple (que probablemente, por otra parte, opten de todas maneras por su tienda iTunes).

A ello se suman las trabas comerciales, principalmente los temores de los estudios cinematográficos a que la distribución por Internet dé alas a la creciente piratería y, sobre todo, el temor a aplastar sus propias vías de distribución.

El propio Reed Hastings, presidente ejecutivo de Netflix, señaló que la adopción universal de esta tecnología todavía tardará años en llegar, aunque insistió en que “éste es el momento adecuado para que Netflix de este primer paso”.

“Llamamos a nuestra compañía Netflix en 1998 porque creíamos que el alquiler de videos en Internet representaba el futuro”, dijo Reed.

Netflix llevaba años planeando este servicio, que llega dos meses antes de que su gran rival Blockbuster lance su propio programa de alquiler online de películas. EFE