Archivo

Una donación ejemplar

En un evento sobrio y sencillo, la semana pasada la familia Santo Domingo oficializó la donación de 24.000 millones de pesos a la Universidad de los Andes. El regalo se dedicará, en su totalidad, a constituir un fondo de inversión para becar a jóvenes colombianos admitidos por mérito a pregrado por la Universidad y cuyas familias no se encuentran en capacidad económica de sufragar la matrícula. De manera permanente serán financiados 100 estudiantes, lo que, a precios de hoy, puede equivaler a 6 mil millones de pesos.

23 de enero 2007 , 12:00 a.m.

El generoso gesto debe servir como ejemplo de cómo se puede encauzar la filantropía hacia necesidades apremiantes de los colombianos. Como la educación, la mejor inversión que puede hacer un país. La verdadera revolución de hoy es la educativa. Hay que resaltar, entonces, el ejemplo que ha dado la familia del empresario que, como lo afirmó el rector Carlos Angulo, es “maravilloso para quienes creen en Colombia y su potencial”. En palabras de Julio Mario Santo Domingo, lo que ha querido la familia es que la sociedad entera interprete su decisión “como ejemplo y que contagie a quienes pueden hacerlo para que el modelo se replique”.

La educación de buena calidad es costosa. Demanda profesores de planta con estudios avanzados, instalaciones adecuadas con tecnologías de punta y bibliotecas modernas y actualizadas. Por lo mismo, es trascendental que a ella tengan acceso estudiantes de recursos económicos escasos, ojalá provenientes de diferentes regiones del país y de comunidades diversas.

Con los recursos donados a la Universidad de los Andes, la institución se acercará cada vez más al objetivo de que, al menos un 10 por ciento de su población de pregrado, es decir mil estudiantes, sean becados la carrera entera, gracias a sus capacidades intelectuales.

De esta manera, la Universidad de los Andes –y ojalá otros centros de educación superior de buena calidad–, con el apoyo económico recibido de los colombianos que tengan la capacidad de ofrecerlo, contribuirá cada día con más decisión y recursos a lograr una sociedad más justa y más integrada social, económica y geográficamente.

editorial@eltiempo.com.co