Archivo

En el apartamento de Ana Lucía

20 de enero 2007 , 12:00 a.m.

El color, la versatilidad y un espacio para los regalos y los recuerdos familiares siempre serán importantes a la hora de decorar...

Así lo demuestran los detalles que la actriz colombiana Ana Lucía Domínguez tiene en su apartamento de Bogotá donde su toque personal es la constante. En la sala, por ejemplo, lo primero que impacta es el contraste del naranja y el marfil de los muebles que produce una sensación de calidez.

A estos se suman distintos tipos de flores, a los que ella siempre les tiene un lugar: junto a la chimenea, en el pasillo de la entrada y en otros rincones… Sobre la mesa del comedor –en madera y con una mezcla de tejido en hilo de color marfil– siempre lucen unos individuales hechos a mano que la actriz compró en Tepoztlán (México). Allí mismo, unos portavasos con el rostro de Frida Kahlo le dan un toque único al lugar y le recuerdan su paso por el museo dedicado a la pintora donde, precisamente, los adquirió.

Velas, arte y otros detalles Los obsequios de sus amigos y familiares también forma parte de la decoración. “Casualidad o no, estos son son compatibles con todo”, asegura Domínguez, quien ha variado algo sus gustos desde que llegó de Miami.

“De hecho, cuando vivía en esa ciudad mi apartamento estaba lleno de velas.

Ahora, en Colombia, solo tengo unas pocas que me obsequió mi mamá y que por su altura (50 centímetros) y colores van muy bien con los muebles, especialmente con la mesa de madera ubicada en el centro de la sala ", agrega la actriz, quien destaca el olor citríco que producen.

Dos cuadros del pintor bogotano Fernando Montoya también ocupan un lugar importante en la sala. Uno de ellos muestra el nombre de Ana Lucía que emerge de un río pintado sobre lienzo y el otro, un paisaje que combina los tonos azul y rosado, los preferidos de la artista.

“De cualquier forma mi apartamento es un lugar que recibe con los brazos abiertos a quienes aprecio, pues me considero una excelente anfitriona...”, concluye.