Archivo

Buses de Chía levantan el paro

Por lo menos 20 mil personas que se transportan diariamente entre Bogotá y Chía y viceversa, para ir especialmente a universidades y sitios de trabajo, tuvieron ayer 11 horas de agonía: ni empleados ni estudiantes que salían de la capital tenían cómo ir en bus al centro de ese municipio, ni los residentes de esta localidad cómo movilizarse hasta el portal de TransMilenio de la calle 170.

19 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Esto debido a que entre las 4:15 de la madrugada y las 3 de la tarde, más de 500 buses de seis grandes transportadoras de Chía no prestaron el servicio en protesta por el alza, desde el lunes, de la tarifa del peaje Andes, instalado en la Autopista Norte, a la salida de Bogotá: subió de 8.000 a 9.400 pesos.

Pero el paro fue levantado antes de llegar la ‘hora pico’ de la tarde, luego de que el ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego; transportadores de Chía y el alcalde de este municipio, Fernando Sánchez, acordaron una rebaja de 1.000 pesos en el peaje. Es decir, la tarifa para los buses que van y vienen de Chía quedó en 8.400 pesos.

“Solo subieron los 400 pesos correspondientes a la inflación. Pero los otros 1.000 pesos que los conductores ya no pagarán, el Estado tendrá que reconocérselos al concesionario del peaje (Devinorte)”, dijo el subgerente de Gestión Contractual del Instituto Nacional de Concesiones (Inco), Maximiliano González.

Mientras transportadores y gobierno lograban ese acuerdo, nadie podía entrar o salir en bus de Chía. La Terminal de Transporte estaba vacía, cuando allí lo normal es que cada minuto se despache un bus lleno de pasajeros. Los taxis hacían carreras por 35 mil pesos entre Chía y el portal de la 170.

Jeimi González, que vive en El Tunal, llegó a la calle 170, tomó una flota Zipa hasta el puente El Común, y después caminó 3 kilómetros en tacones hasta el parqueadero de Chía donde trabaja. “Padecimos harto”, dijo.

“No era justo que nos cobraran 9.400 pesos, cuando hay que pagar de combustible 12 mil pesos, otros 1.100 para entrar al portal de la 170 y 500 por la terminal de Chía. ¿Qué plata nos quedaba? Rafael Camacho, conductor de Sonatrans,transportadora de Chía.