Archivo

BRÚJULA

Especialización Durante casi tres años Vladimir Florez -Vladdo- publicó una columna semanal en PORTAFOLIO. Disfrutó de total libertad para expresar sus opiniones sin cortapisa alguna. Pero ante el espacio limitado para las columnas de opinión, considerando que los escritos de Vladdo no comentaban o analizaban el acontecer económico, teniendo en cuenta que cada vez más expertos en esa materia nos están enviando sus puntos de vista -y que esto es lo que principalmente buscan en el diario económico nuestros lectores, dejaremos de publicar semanalmente las columnas de Vladdo para publicar en ese espacio las columnas de diversos colaboradores que escribirán sobre economía y negocios.

17 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Luego de agradecer a Vladdo sus aportes, y de explicarle los motivos antes narrados, le ofrecimos al periodista publicar ocasionalmente sus escritos, ratificando la absoluta libertad que tiene para expresar sus opiniones en eventuales futuras columnas. Igual sucederá con otros colaboradores que no tratan asuntos relacionados con la economía y negocios, publicaremos sus columnas de manera esporádica.

Periodismo Valiosos fragmentos de una excelente conferencia del escritor y periodista Tomás Eloy Martínez, publicada en su totalidad en la revista dominical de El Heraldo el 14 de enero: “...De todas las vocaciones del hombre, el periodismo es aquella en la que hay menos lugar para las verdades absolutas. La llama sagrada del periodismo es la duda, la verificación de los datos, la interrogación constante. Allí donde los documentos parecen instalar una certeza, el periodismo instala siempre una pregunta. Preguntar, indagar, conocer, dudar, confirmar cien veces antes de informar: esos son los verbos capitales de la profesión más arriesgada y más apasionante del mundo...

...El compromiso con la palabra es a tiempo completo, a vida completa. Puede que un periodista convencional no lo piense así. Pero un periodista de raza no tiene otra salida que pensar así. El periodismo no es una camisa que uno se pone encima a la hora de ir al trabajo. Es algo que duerme con nosotros, que respira y ama con nuestras mismas vísceras y nuestros mismos sentimientos...”.