Archivo

Con hambre y frío, coalición respaldó proyectos de Uribe

Los líderes de la bancada uribista en el Congreso, reunidos hasta casi la media noche en la hacienda Hatogrande (en las afueras de Bogotá), dieron ayer su respaldo a los principales temas de la agenda legislativa del presidente Álvaro Uribe, para este año.

17 de enero 2007 , 12:00 a.m.

La jornada comenzó a eso del medio día con una breve intervención de Uribe para explicarles a sus aliados su concepción del Estado. Les recordó, como dijo en su discurso el pasado 7 de agosto, que “el Estado sostenible por eficiencia en gestión y aprobación popular, es la síntesis que se aleja por igual del burocratismo anacrónico y del dogma de desmantelar lo estatal”.

Curiosamente, los invitados no fueron instalados en las salas de la casa que otrora habitaron Bolívar y Santander, sino bajo carpas habilitadas sobre los prados.

Al mediodía el clima era acogedor. Los asistentes tuvieron que despojarse de sus abrigos para tolerar la temperatura dentro de las carpas. Pero cuando la noche comenzó a caer sobre la sabana y el viento helado golpeaba con furia sus rostros, los cerca de 30 jefes y voceros de los partidos uribistas entendieron, tiritando de frío, que no habían ido a un paseo de campo con Uribe, sino a una extenuante jornada de trabajo. También pasaron hambre. Y en medio de esos contrastes, el examen de los asuntos públicos se hizo riguroso.

Apoyo a TLC Con cerca de 70 funcionarios a su alrededor, dotados de computadores y cerros de documentos, Uribe les explicó la bondad de los tratados de libre comercio con Estados Unidos y Chile y, después de una hora y media de discusión, logró el consenso.

Según el representante Roy Barrera, de Cambio Radical, la coalición aceptó aprobar estos tratados en las sesiones extras que comenzarán la primera semana de febrero.

Tras la primera discusión temática–el TLC–, la agenda cambió de manera sorpresiva. La reforma del Seguro Social saltó sobre la mesa.

Todos los partidos coincidieron en pedirle a Uribe que no entregue a los privados la mayoría de la nueva entidad que reemplazará al Seguro Social.

Dilian Francisca Toro, Roy Barrera, Nancy Patricia Gutiérrez y Hernán Andrade, entre otros, dieron argumentos que la mayoría apoyó y Uribe tuvo que admitir que debía estudiar la propuesta.

A las cinco de la tarde, cuando los bostezos se apoderaban de la reunión (el almuerzo había sido ajiaco, a las dos de la tarde), aparecieron los meseros “con un juguito y una arepa”, testimonió la senadora Nancy Patricia Gutiérrez.

Pero la merienda oficial no colmó el apetito de los invitados y el senador Hernán Andrade (del Huila), tuvo que repartir las existencias de achiras que tenía de reserva.

La primera jornada de retiros de Uribe con su coalición, parece dejar un balance positivo para el mandatario. A juzgar por los asistentes, el Gobierno podría sacar adelante, en las sesiones extras de febrero próximo lo esencial de la agenda legislativa de este año, lo cual le permitiría respirar más tranquilo en un año marcadamente electoral.

Uribe logró soportar casi hasta la media noche envuelto en una calurosa ruana de lana virgen que todos le envidiaban.

‘NO HABLAMOS DE LA SALIDA DEL MINISTRO ARIAS’ Los presidentes del partido Conservador, Julio Manzur, y de ‘La U’, Carlos García, aclararon ayer que en ningún momento hablaron directamente de cambios en el gabinete, específicamente, de la salida del ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias.

En su edición del martes, EL TIEMPO, informó que sí hubo una conversación entre los dos tras una declaración de Manzur a este diario.

“... hay gente, pongamos, que me ha llamado para decirme que hay personas que están interesadas en cambiar personal del gabinete, especialmente Carlos García de ‘la U’. Y me hicieron preguntas específicas alrededor de Andrés Felipe Arias. Que ya llevaba mucho tiempo y les dije que a mí me parecía uno de los mejores ministros del presidente Uribe”, fue la respuesta de Manzur .

El Tiempo entendió que García sí había llamado a Manzur, como se infiere del texto publicado. Pero, ayer, los dos negaron haber hablado. El tema fue tratado por los dos dirigentes políticos, y al parecer no pasó a mayores.

En la tarde, García se reunió con el ministro Arias en muy buenos términos.

“Aquí estamos entre amigos, en muy buen ambiente. Vamos a revisar los programas, a escuchar las sugerencias”, dijo el Ministro de Agricultura.