Archivo

Fueron grandes éxitos y fracasos

14 de enero 2007 , 12:00 a.m.

- CARLOS EL ‘PIBE’ VALDERRAMA ENCABEZA EL CLAN DE LOS GANADORES El Suramericano de Ecuador, en 1981, fue la vitrina internacional en la que se presentó Carlos el ‘Pibe’ Valderrama. Hizo parte de la Selección Colombia dirigida por Eduardo Retat, en la que jugó con Santiago Escobar, Armando Osma y Juan Jairo Galeano, entre otros. Ahí quedó impreso su sello de perfección en los pases, su liderazgo e inteligencia. Colombia no se clasificó al Mundial de Australia, pero seis años más tarde Valderrama empezó a escribir su gran historia en el seleccionado de mayores.

- JOHNNIER MONTAÑO LIDERA LA LISTA DE LOS QUE NUNCA LLEGARON Si algún jugador ‘pintaba’ para ‘crack’ y triunfador rotundo en el fútbol colombiano, ése era Johnnier Montaño. Primero con la Selección Colombia Sub-17 y después con la Sub-20, fue referencia internacional y líder de una generación que al final se está perdiendo, salvo contadas excepciones.

Conformó el equipo nacional del 2001 que estuvo en el torneo de Ecuador.

Montaño pasó enseguida al Parma y al Piacenza de Italia, pero terminó el año pasado en el Cortuluá, de la Primera B, sin fútbol y muy gordo.

- Leonel Álvarez, un ‘todoterreno’ El tercer puesto de este escalafón elaborado por la redacción de Deportes de EL TIEMPO es para Leonel Álvarez, el volante de ‘cuatro pulmones’ que actuó en el equipo de 1983 en el que estaban José María Pazo y Mario Coll, entre otros, y fue dirigido por Jaime Silva.

- Cristian Zapata, una muralla Con solo 20 años se ganó en el 2006 un puesto en la formación titular del Udinese de Italia. Cristian Zapata tiene fuerza, velocidad y dominio del balón, condiciones por las que el técnico Eduardo Lara lo hizo figura de la defensa de Colombia que ganó el título suramericano del 2005.

- Alfonso Cañón, todo un maestro El precursor del juego preciso y los pases exactos del ‘Pibe’ Valderrama fue Alfonso Cañón, un gran organizador de juego. Fue pilar de la Selección Colombia de 1964, que disputó en Cali la tercera edición del Suramericano.

El DT fue Efraín ‘Caimán’ Sánchez.

- ‘Pepe’ Romeiro no trascendió José ‘Pepe’ Romeiro Hurtado fue elegido, nada menos que después de Romario, como el mejor jugador del Suramericano de 1985 en Paraguay. Pero después de mostrarse como un volante ordenado y líder, no pudo triunfar como profesional en Santa Fe y se perdió en el olvido en Venezuela.

- Rubiel Quintana, ¿indisciplina? Si de los equipos juveniles ha salido en la última década un lateral derecho con manejo, buen centro, habilidad y gol, es Rubiel Quintana. Sin embargo, entre lesiones y problemas de disciplina nunca pudo consagrarse, después de ser figura en la Selección de 1997.

- Félix Simmonds, talento perdido En 1991 el DT Juan José Peláez armó un equipo Sub-20 que entre Harold Lozano, Víctor Aristizábal, Víctor Pacheco e Iván Valenciano tenía a un volante bogotano de gran condición y titular: Félix Simmonds. Sin embargo, no tuvo sacrificio ni temperamento para llegar lejos después.

- Julián Téllez, el de las lesiones Tal vez las crónicas lesiones de rodilla truncaron la carrera de Julián Téllez, un delantero centro con capacidades innatas de goleador y una técnica inusual para ese puesto. Jugó en el seleccionado de 1997 y tuvo que retirarse a los 28 años, en el 2005.

- René Higuita, para el recuerdo El segundo lugar entre los cinco jugadores colombianos que triunfaron tras un Suramericano Sub-20 es para René Higuita. Jugó la edición de 1985 en Paraguay y con su estilo tan particular y su carisma encabezó una Selección Colombia inolvidable, dirigida por Luis Alfonso Marroquín.