Archivo

Economía: ‘la fiesta está buena pero hay que moderar el trago’

“La fiesta está muy buena pero para que no termine mal hay que moderar el trago o entregar las llaves”. En esa situación está la economía colombiana, dice el ex subdirector de Planeación José Leibovich, autor, junto a otros diez investigadores del Banco de la República, del estudio ‘La economía colombiana: situación actual frente a los noventa y sus perspectivas’.

14 de enero 2007 , 12:00 a.m.

La economía viene creciendo a un ritmo que podría haber superado el seis por ciento para todo el 2006 y, según el documento, resistiría mejor choques como los que desencadenaron la crisis de 1999.

Sin embargo, hay que tomar precauciones. ‘Tomar menos trago’ equivale a que la economía colombiana requiere ahora “un menor estímulo monetario”. Es decir, que las tasas del Emisor deben seguir subiendo.

Y quien debe ‘entregar las llaves’ es el Gobierno: las llaves del gasto público. El estudio invita al “uso activo de una política fiscal que actúe en forma contracíclica, disminuyendo el impulso fiscal en las épocas de expansión”. Mejor dicho, que el Gobierno no gaste tanta plata.

El grupo de trabajo advierte que ya las empresas colombianas están produciendo al tope de su capacidad, por lo tanto, si los consumidores quieren comprar más y las empresas no alcanzan a aumentar su capacidad productiva, podría aumentar la inflación.

Consideran, pues, que ya no se necesita emitir dinero al ritmo en que se hizo para afrontar la recesión de 1999, por lo cual sugieren una “reducción gradual del impulso monetario”.

El instrumento principal para aumentar o disminuir la cantidad de dinero es la tasa de interés del Banco de la República, que desde diciembre del 2005 ya subió 7 veces.

Estudios para Colombia han estimado que una economía ‘recalentada’ siente los efectos ‘refrescantes’ de los cambios en esa tasa entre año y medio y dos años después. Es decir que la tanda de aumentos en los intereses del Emisor que comenzó en diciembre del 2005 se comenzarían a sentir hacia junio de este año.

De acuerdo con el documento de los técnicos del Emisor, el gasto del Gobierno debe crecer menos o no crecer.

Ahorrar más Algunos críticos insisten en que el Gobierno no ha aprovechado un buen momento para para ahorrar. Por ejemplo, en el 2005 el gasto fue 21 por ciento del producto interno bruto (PIB), y en el 2006, 21,7 por ciento.

Hoy, la deuda pública representa el 44,6 por ciento del PIB, y si hasta el 2011 se da un superávit primario cercano a cero como estima el Ministerio de Hacienda, la deuda volvería a niveles de 49,9 por ciento, advierte el estudio.

Por lo tanto, para al menos mantener la deuda en los niveles actuales se debería generar un superávit primario de 1,3 por ciento. Y para bajarla a 40 por ciento del PIB en el 2015 se necesitaría un superávit de 2 por ciento en promedio durante todos estos años.

Es decir que no sería suficiente con la reforma tributaria, ya aprobada, y la reforma a las transferencias. Necesariamente el Gobierno tendría que contener el ritmo al que viene gastando.

ALGUNOS RIESGOS EN SECTOR FINANCIERO 1- “El sector financiero ha casi duplicado su exposición al sector público, aumentando así su vulnerabilidad ante choques adversos de los mercados de capital internos y externos.”.

2- “El elevado crecimiento de la cartera de consumo representa un riesgo de crédito para los intermediarios ... mas aún, si se tiene en cuenta que este tipo de cartera no cuenta con suficientes garantías.”.

3- “En este momento el riesgo de crédito por el lado de las firmas no constituye una amenaza para la estabilidad del sistema financiero.”.

4- “Con los aumentos de cartera las entidades están aumentando su riesgo de crédito, y no han efectuado aumentos similares en el patrimonio.”