Archivo

Adiós malas energías en casas y oficinas

La llegada del año nuevo simboliza renovación y cambio. Y no está de más liberar la casa y la oficina para atraer buenas energías y prosperidad. El Feng Shui recomienda empezar por la limpieza exhaustiva de los espacios. La experta Nubia Medina aconseja hacerlo cada tres o cuatro meses en la casa y una vez al mes en la oficina. “El primer paso es botar las cosas viejas, recoger el desorden y sacar lo que ya no se utiliza, si no lo ha usado en los últimos seis meses, ya no lo hará”, afirma, y añade que en un espacio tranquilo, la armonía conecta la energía de los ambientes con la de quienes los habitan.

13 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Si se trata de espacios pequeños, se puede trabajar con sensores, hechos en papel, para mover la energía. Estos vienen en diferentes colores, según las necesidades: rojo, para la prosperidad; verde, para movilizar energías, dar fuerza, equilibrio y salud; dorado para los acelerados que necesitan que se mueva la parte económica; morado para transmutar la información en los sitios donde ha habido accidentes o quiebras. “Se aplica de acuerdo con el espacio y la fecha de nacimiento”, dice Medina.

Para purificar el ambiente de la casa se recomienda hervir romero y dejar que el vapor se extienda por toda la casa. Otra opción es hacer una fogata en la chimenea con flores de manzano secas, clavos, canela y carbón de palo.

También pueden quemarse en una olla de barro o si se quiere hacer algo más sencillo se puede quemar carbón de palo en papel de aluminio.

LA UBICACIÓN Tener los objetos en el lugar indicado hace que las energías fluyan. A mano izquierda (desde la entrada de la casa) se ubica el área del dinero. Por eso, Nubia Medina recomienda poner allí un naranjo o una planta con frutos para equilibrar la parte económica.

A la entrada conviene tener un mirto que protege y brinda seguridad. Para las buenas relaciones, en cambio, hay que sembrar una planta de albahaca. Y si hay enfermos o en la familia, puede poner agua con alcanfor. El trabajo puede mejorar con plantas como abrecaminos y destrancadera, cerca de la entrada principal.

Igualmente, se recomienda tener velas encendidas en la casa para que se mueva la energía: verdes, para la salud; naranja, para los proyectos que se quieran concretar; azul para el conocimiento y la meditación, y rojo para la prosperidad, la fuerza y las relaciones de pareja en decaída.

LOS COLORES Nunca pintar una habitación matrimonial o una oficina de azul es el primer consejo, es un color que agota y cansa. En cambio tonos como los de la gama del naranja ayudan a enraizar el equilibrio y dan estabilidad. Se recomienda pintar en este color la pared predominante. Los verdes brindan prosperidad, fuerza y equilibrio y en los baños equilibran las aguas que se llevan; el blanco, tranquilidad y el amarillo va bien en todos los sitios menos el comedor porque genera ansiedad. El café promueve una atmósfera de estabilidad y equilibrio, ayuda a tomar decisiones acertadas; el rosado, aleja los miedos, calma el enojo y la impulsividad. En su versión brillante ayuda contra la depresión.

Sin embargo, para Medina, “lo importante es renovar, sin ponerle tanto complique a las cosas”.

NO ESTÁ DE MÁS Pagar deudas a principio de año, asegura la llegada de más dinero, guardar en la billetera monedas chinas y tenerlas siempre en la cartera en un sobre, evita la escasez.

También puede pelar una naranja y cortar tres círculos en forma de moneda para cargar en la billetera y luego comer el resto.

Así mismo, los comedores deben tener frutas frescas y flores, que simbolizan el renacimiento.

Las esencias florales también atraen la prosperidad, atomizar la casa o la oficina con 21 gotas de ‘auraspray’ de abajo hacia arriba es una alternativa.

Para activar el dinero, la fama y la pareja se recomienda poner tres espejos octagonales debajo de la cama. El clóset hay que renovarlo, sacar lo que no se usa mueve las energías y, ojo, jamás se deben tener relojes quietos ni bombillos fundidos.

Velas, plantas y sándalo para los sitios de trabajo La limpieza de los espacios es clave para que las energías fluyan. La experta Esperanza Niño recomienda mezclar sulfato de magnesio con alcohol, encenderlo y pasarlo por todos los lugares con la conciencia de que se quiere purificar. Otra alternativa es utilizar el incienso de sándalo. En cuanto al orden, propone no ser tan rígido. “No es tan sano, las cosas no tienen que estar ‘cuadriculadas’, sino limpias”.

Además, recomienda tener un dodecaedro porque ayuda a relajar. Las velas tampoco pueden faltar. “Encender una blanca trae tranquilidad y paz; una roja, claridad mental; la azul, sabiduría”.

No solo para empezar el año, sino durante todo, nunca debe sentarse de espaldas a la puerta.

Para los médicos, abogados y todo trabajo en el cual se necesite inspirar confianza se recomienda poner detrás del escritorio diplomas y distinciones y en el frente un reloj de péndulo o un objeto móvil. Quienes ejercen tareas más solitarias pueden poner flores y objetos sensibles al movimiento del aire y cuadros. Una ventana detrás quita el respaldo de quien se ubica allí.

Un cajón lleno de carpetas que requiere demasiado esfuerzo cada vez que se abre, o un estante que está demasiado alto, es mejor evitarlos.

Según Nubia Medina, siempre hay que tener un cuarzo blanco sobre el escritorio. Este absorbe la energía. Debe lavarse con agua con sal frecuentemente. Las flores y las plantas siempre vienen bien. Las rosas blancas alejan las malas energías y las rojas dan armonía