Archivo

Bucaramanga resiste la ola de calor más fuerte en 60 años

Jorge Salazar, quien se gana la vida vendiendo sombrillas en el centro de Bucaramanga, es por estos días un hombre con suerte.

13 de enero 2007 , 12:00 a.m.

En este enero se está haciendo su ‘agosto’, y no por el agua, sino por el sol. Usar paraguas se puso de moda entre quienes se protegen de los intensos rayos que por estos días atacan a la ciudad y a Floridablanca, Girón y Piedecuesta, que conforman el área metropolitana.

Después de vender cinco al día pasó a 13 diarios. “Nunca había hecho tanto sol como ahora”, dice. Según el Ideam, enero es tradicionalmente caluroso en la región, pero el verano del 2007 ha sido el más intenso de los últimos 60 años.

Aunque la temperatura no ha subido más allá de los 29,4 grados centígrados, como lo hizo hace seis décadas (la temperatura más alta de la historia en esta zona del país) el pasado 3 de enero los termómetros marcaron 28,6 grados.

A pesar de que parte del millón de habitantes insiste en que el fenómeno es extraordinario, el meteorólogo del Ideam Franklin Ruiz dijo que la situación es normal.

“La temperatura media debe estar entre los 21,1 y los 27,3 grados. Lo que sucede en las ciudades es que el efecto de la ‘isla de calor’ (producido por energías liberadas en poblaciones grandes) aumenta el registro en 2 y hasta 3 grados.

Pero el capitán Álvaro Celis, jefe de Operaciones del Cuerpo de Bomberos, contradice al Ideam y dice que este ha sido el año que más incendios forestales han atendido. En los primeros 10 días del 2007 han sofocado 175 conflagraciones.

Temperatura sube y baja La temperatura promedio en Bucaramanga es de 21 grados.

El 31 de diciembre pasado se registró la segunda temperatura más alta de los últimos años: 28,5 grados centígrados.

La mayoría de incendios forestales han sido provocados por acción del hombre, que arroja vidrios, cigarrillos y latas en los bosques y abandona leña tibia que usa en sancochos.

Los cambios bruscos de temperatura, como los registrados entre el martes y miércoles pasados (de 27,3 bajó a 21 grados) alteran el sistema inmunológico y hacen que el cuerpo humano sea más propenso a resistir virus como la gripe.

Dermatólogos recomiendan usar ropa de algodón con colores fuertes y bloqueador si la piel está expuesta al sol más de 30 minutos