Archivo

Chistes gallegos

Todos los gobiernos improvisan. Pero este se lleva la medalla. “Improvisar, improvisar, improvisar.” Y después dicen que la oposición “jo”, pero es que el Gobierno “ja”. En cuestiones de carros, qué talito que además de no tener frenos, tampoco les sirve el pito. Qué talito el caso de la revisión técnico-mecánica y de gases para los vehículos, emanada del Ministerio de Transporte a cargo de Andrés ‘Carriel’ Gallego, que parece gallego pero de Galicia (España). Dice el chiste: “¿Qué hace un gallego vestido de vampiro conduciendo un tractor? Siembra el pánico”.

13 de enero 2007 , 12:00 a.m.

El gallego de aquí, vestido de vampiro, ya sembró el pánico. Vaya uno a saber quién le propuso la revisión de todos los carros en el país, a 90 mil pesos por cabrilla. Esperemos que no sean los mismos que en el Congreso –dizque con plata en la guantera– querían meter una nueva póliza, o más bien una nueva paliza, para todos los vehículos, a 120 mil pesitos por cabrilla.

Bonito así.

Vaya negocio. Pero, además, vaya improvisación. Ya querían arrancar sin frenos, sin tener los diagnosticentros listos, sin gente capacitada, sin estudios previos, imagino. Y al estilo ‘Tirofijo’, sin medir el impacto.

Ahora se dieron cuenta de que se está recalentando la opinión pública y tratan de orillarse y esperar que pase el tiempo. Pero como aquí, a pesar de que siempre pagamos el pato, somos entregados y no protestamos, al final nos van a medir el aceite con la dichosa revisión, que para los carros particulares es inútil.

Lo de gases, vaya y venga, pues todos sufrimos del colon y contaminamos.

Pero la otra no. Nadie quiere matarse con su familia. Que revisen las flotas intermunicipales y que multen duro a las empresas con buses en mal estado.

¿Pero a todos los carros particulares? ¿Cuánta plata –y quién se la va a embolsillar– vale la revisión de más de 2 millones y medio de carros del chiste gallego? ¿Cuánto tiempo perderemos? ¿Cuántas ‘mordidas’ veremos? Porque esta será otra fuente de corrupción. “Lo siento, vecino, su carro no pasó”, dirán. Y siempre algo fallará. A una mujer sola le pueden decir que toca aceitarle el cigüeñal. O que tiene floja la culata. O que tiene mugre en la chumacera, y la pobre, aparte de ofenderse, no entenderá nada. A uno mismo no faltará el atrevido que le diga que ya está mal de bujías, que ya casi no le funciona el inyector o que ya no lubrica porque le falla el rodamiento de bolas. En fin, muchos carros saldrán por “descarter”. Fallarán las bandas, sobre todo las que se van a crear alrededor del negocito. Y uno vaya, vuelva, pague, vuelva a pagar, espere horas, pierda tiempo, dinero y paciencia e insulte al Gobierno. ¿Por qué tanto abuso con el pueblo? ¿Por qué tantos trámites e impuestos arbitrarios? Aquí lo que falta es quien haga cumplir las normas, que las hay suficientes.

¿Qué tal el otro chiste gallego de la caja negra para controlar la velocidad de los buses por carreteras? Nadie la cumple. Casi siempre la llevan más desconectada que este Gobierno con lo social. Y no hay quien controle. La mayoría de accidentes ocurren por exceso de velocidad, por imprudencia o porque falló no el embrague, sino el “embriague” del conductor. El único que va en coche es el que vendió e instaló las cajitas. ¿Quién sería? Nada se cumple. ¿Qué tal los sellos que ponen a la salida del terminal para que los buses no puedan recoger en la ciudad? Se los quitan a la vista de todos. ¿No hablar por celular, mientras manejan? Los policías de Tránsito parecen policías acostados. Ahora nos tocará pagar por otro nuevo pase, porque el que era definitivo ya no es definitivo. Y lo de la gasolina ecológica es otro chiste gallego. Ahora parece que contamina más que el glifosato.

Por todo lado nos están dando como a pichirilo de pobre. Y como el alcalde Garzón se está pareciendo a Peñalosa, va a poner un peaje en el norte, a lo mejor frente al centro comercial Santa Fe. Pero ya hablaremos de ‘Huecotá’, donde al único que quieren chatarrizar es al pobre dueño de carro particular. ¡Jolines! luioch@eltiempo.com.co