Archivo

Estamos ante un Ortega pragmático frente a Bush o Chávez

En este nuevo mandato, Daniel Ortega tiene el reto de aprovechar las facilidades que le pueda dar uno u otro gobierno, sea el del presidente George W. Bush o el de Hugo Chávez.

11 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Está llamado a no adquirir compromisos ni asumir pleitos ajenos que lo lleven a alinearse a un bloque confrontativo u otro. Antes que nada, tiene que pensar en los intereses de Nicaragua. Se ha comprometido a acabar con la pobreza extrema.

Ortega deberá demostrar que aprendió la lección de los años 80, en los que el país tuvo consecuencias negativas por haberse alineado con el bloque socialista. Deberá retomar los principios de la revolución, que fueron: no alineamiento a ningún bloque, una economía mixta, y buscar un pluralismo político.

Creo que el Ortega de ahora está dando señales de que tendrá un gobierno pragmático, que puede sostener relaciones y cooperación tanto con Venezuela como con E.U. Aunque, si ocurre el caso de que el gobierno de Venezuela le imponga a Nicaragua una adhesión a su política contra Bush, Nicaragua no debe subordinarse.

Y es evidente que E.U. está anuente a tener las mejores relaciones posibles con Ortega. Una prueba de eso es que envió una delegación de alto nivel para la toma de posesión, que la encabezó el Secretario de Salud. A esto se suma el hecho de que Bush haya llamado a felicitar a Ortega. Eso me parece histórico, tomando en cuenta las relaciones hostiles que hubo entre Nicaragua y E.U. en los 80.

En cuanto al litigio con Colombia por la posesión de las islas de San Andrés y Providencia, este quedó en manos del Tribunal de La Haya. Por esta razón no creo que el Frente Sandinista vaya a tener una política agresiva ante Colombia.

Me parece un buen síntoma la invitación que le hizo Ortega al presidente Álvaro Uribe para asistir a su posesión. Es una muestra de que entre ambos países va a haber relaciones cordiales.

Estamos viendo a un Ortega diferente del Ortega que gobernó en los 80. Y en lo que va corrido desde su elección hasta hoy mantiene un espíritu pragmático y ecléctico hasta cierto punto, y va a poder conversar con unos y otros.

*Ex embajador de Nicaragua en Washington durante el sandinismo. Hoy es catedrático.