Archivo

Ferry desde Barranquilla

Entre los kilómetros 18 y 20 de la carretera que conduce de Barranquilla a Santa Marta, el mar está al borde de la berma de la vía, pues ha desaparecido casi un kilómetro de playa que solía proteger la carretera; todo ésto ante la aparente falta de atención, no sólo de los entes estatales responsables, sino también de la empresa a cargo de la concesión de esta vía.

08 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Se supone la falta de atención porque no se ve en el lugar ningún movimiento que indique que se estén adoptando medidas para proteger la carretera, cómo sería, por ejemplo, poner un enrocado como barrera protectora u otra solución de ingeniería moderna.

El avance del mar se hizo aún más notorio después del último fenómeno natural del mar de leva a finales de noviembre, cuando la franja de playa fue cubierta en su totalidad por el agua.

Además, resulta importante resaltar que, al romperse la carretera, se incrementará la salinidad de las aguas en ese lugar y se producirá una nueva catástrofe ambiental, dando al traste con los excelentes resultados que el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial ha logrado en los últimos años en la recuperación de la fauna y flora en este lugar.

Paralelo a este hecho, la Costa Caribe está de plácemes por la firma de los TLC, así como por las recientes promesas del Gobierno de construir un nuevo puente sobre el río Magdalena, por la aprobación de la construcción de la doble calzada Mamatoco - Ciénaga, y por la probable ampliación de la actual carretera Barranquilla - Ciénaga.

Todas estas noticias son maravillosas para la Costa y están directamente relacionadas con la importancia de esta vía, especialmente si se tiene en cuenta el elevado número de camiones que transita por este trayecto desde y hacia el interior del país, transportando grandes volúmenes de carga no sólo de importación y exportación, sino también carga del comercio nacional.

Sin embargo, la pregunta es, ¿qué pasaría con todos los proyectos del Gobierno y cuál sería la incidencia sobre la economía nacional de una eventual parálisis total del tránsito vehicular en la carretera que une a Barranquilla con Ciénaga? Por lo anterior, es importante saber qué medidas preventivas se están tomando por parte de los responsables de la carretera, o si, definitiva y próximamente, los usuarios de esta vía deben ir pensando en volver a la época de los famosos ‘ferry’, con sus largas esperas y sus maravillosos mosquitos tropicales.

Así las cosas, se deja el espacio abierto para oír la opinión y las acciones del Ministerio de Transporte, el Ministerio de Ambiente y la empresa concesionaria de la carretera, los gremios de transporte y turismo, las Cámaras de Comercio respectivas y, lógicamente, la de los usuarios como yo, que nos resistimos a volver a la época de los ‘Ferry Atlántico’, ‘Caribe’, ‘Magdalena’ y ‘Marchena’.

* Socia, Perilla Puello Schlegel y Asociados Ltda.

.

La costa Caribe está de plácemes por lo que está pasando con el TLC”.