Archivo

Escultistas culminan 5 días de aventura en su jamboree

Más de 1.500 niños y jóvenes cantaban anoche animados alrededor de una fogata gigantesca, en la clausura del jamboree con el que conmemoraron los 100 años del primer evento de este tipo, efectuado por el fundador del movimiento scout, Baden Powel, en 1907.

08 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Este campamento se realizó desde el miércoles pasado en Guatapé, una población del oriente antioqueño famosa por su represa, los bellos zócalos de las casas y la Piedra de El Peñol. Fue liderado por la Corporación Scout de Antioquia, una de las dos organizaciones de su tipo que existen en el país. La otra es la Asociación Scout de Colombia.

Las más de 500 carpas se veían como un barrio multicolor hecho de plástico, pero a diferencia de los reales no había basura regada y todo estaba en su punto, una virtud de la cultura scout.

Hoy, las 52 delegaciones volverán a sus sitios de origen en Antioquia, Bogotá, Valle, Norte de Santander y Manizales.

La noche dominical la animó, además del fuego, una rumba en la que muchos bailaban con dificultad por el maltrato de cinco días de aventura. A Johanna Sánchez, por ejemplo, le ardían los pies con cada paso por las cuatro ampollas que se hizo participando con su clan de Rovers en el desafío Brown Sea, un reality en el que 30 equipos midieron sus conocimientos y su capacidad para sobrevivir en el monte con casi nada.

La prueba empezó el jueves a las 8:30 a.m. y culminó el viernes al mediodía.

La idea era rescatar el tesoro de un pequeño cofre.

Para obtener la clave que abría el candado del mismo, tuvieron que resolver acertijos, caminar alrededor de 40 kilómetros a campo traviesa, cruzar alambradas, nadar en las frías aguas de la represa, hacer pan sin horno, construir una torre con los palos bastos que se encuentran en el monte y echando mano de nudos y amarres, contestar preguntas de cultura scout, hacer tiro al blanco con los ojos cerrados, sortear una pendiente escarpada sin derramar un balde de agua y dormir a la intemperie.

“Terminamos con aporreones, ampollas y muy cansados y llegamos de segundos pero nos sentimos orgullosos de demostrarles a todos lo que sabemos”, dijo Johanna. Mientras tanto, los más pequeños –lobatos– se ocuparon en juegos que les enseñaban la importancia de trabajar en equipo.

-UN ‘ALBOROTO’ QUE CUMPLE 100 AÑOS Jamboree, según explica Mauricio Cano, de la Corporación Scout de Antioquia, es un término de los indios de América del Norte que significa fiesta, jolgorio o alboroto. Es la principal celebración en la que puede participar un scout. El primero lo hizo Baden Powel, padre del escultismo, en Brown Sea, población de Inglaterra, en 1907.

Los scouts se dividen en cinco agrupaciones: Cachorros, para niños entre los 5 y los 6 años. Lobatos, hasta los 10 años. Scouts (‘siempre listos’) hasta los 14. Pioneros, hasta los 16.

Rovers, hasta los 18 años.

Después de que cumplen la mayoría de edad, los integrantes se vuelven dirigentes o salen del movimiento.