Archivo

FORO DEL LECTOR

07 de enero 2007 , 12:00 a.m.

No negar la realidad.

Señor Director: La pasión uribista-derechista de Fernando Londoño Hoyos lo enceguece hasta el punto de negar la realidad. Al tratar de sacar lecciones colombianas del atentado atroz de Eta, afirma que “el eximio José María Aznar”, ex presidente del gobierno español, dio una bella lección cuando dijo en Bogotá que “con el terrorismo ni se habla, ni se negocia, ni se pacta”. Según Londoño, esta fue la posición de los conservadores españoles cuando estuvieron en el poder y, desgraciadamente, el socialismo la modificó.

Le convendría informarse. En noviembre de 1998, Aznar inició un diálogo con Eta. La prensa de derechas lo celebró diciendo: “El PP abre por primera vez una vía de contactos con el entorno de Eta” y calificó la medida como “horizonte de esperanza” (ABC). El Mundo tituló: ‘Otro valiente paso de Aznar hacia la paz’. El “eximio” dialogó con Eta a través de su entorno y afirmó que querría hablar directamente con sus cabecillas. También olvida Londoño que en Irlanda el diálogo condujo a una solución con el Ira y que estas negociaciones fueron “un espejo” para las de Aznar (ABC). No se puede mentir con tanta frescura.

Juan Esteban Castillón Madrid (España ).

Reflexiones sobre el regreso del ex ministro .

Señor Director: Colombia se llenó de alegría. El ex ministro Araújo, con toda su lucidez y buen estado anímico y físico, logró volárseles a 12 facinerosos y sobrevivir con coraje cinco días en la inhóspita selva. Pero hay que exaltar a ese infante de marina que dio su vida para lograr otra vida libre al lado de su familia. No podemos, pues, desligar la importancia de un canje humanitario sin riesgos y sin víctimas ni heridos. Se demostró que las Farc tuvieron al ex ministro en la mezquina situación durante seis como de escudo humano.

Nunca vio ni habló con otro secuestrado. Así deben estar casi todos nuestros hermanos plagiados. Felicitaciones a nuestras Fuerzas Armadas, pero vale la pena un humilde análisis de qué es lo más propicio para seguridad de todos.

Nelson Marmolejo Bejarano.

* * * *.

Señor Director: La liberación del ex ministro Araújo es una gran noticia. Pero debe traer reflexiones serenas sobre la situación de los demás secuestrados y el mejor sistema de rescate. Gracias a Dios hubo suerte y él pudo escapar sano y salvo. Pero recordemos que estaba advertido de que si llegaban por él lo matarían. Más que rescate, fue una fuga en medio de la confusión. Los rescates, a sangre y fuego, tienen mucho riesgo. Los criminales que los cuidan no tienen contemplaciones. Recordemos al Gobernador de Antioquia y al ex ministro Echeverry Correa. El camino es el intercambio humanitario.

Pompilio Piñeros P.

* * * *.

Señor Director:.

El hecho de que el ex ministro Araújo Perdomo hubiera permanecido casi siempre en la misma zona durante seis años, sin haber conocido a ninguno de los miembros del secretariado narcotraficante, demuestra que los falsos revolucionarios guerrilleros no tienen interés alguno en diálogos políticos ni en acuerdos humanitarios, pues no tienen ideales políticos. Solamente utilizan a personas como fuertes en su negocio del crimen. Los guerrilleros que lo vigilaban eran simples cuidanderos de una carne de cañón. Pobrecitos.

Elí Marín .

* * * *.

Señor Director: Son unas bestias los secuestradores. Su inhumanidad no tiene límite. Es difícil negociar con seres para los que otro humano solo es una mercancía.

Duele pensar en los demás, aislados, en medio de los bichos y que a lo mejor no tienen la buena salud de Araújo. El propósito nacional para este año debe ser rescatarlos. Qué bien por nuestras Fuerzas Militares, que demuestran que están en lo que están.

Pedro Samuel Hernández .

‘Educación y crisis ética’.

Señor Director: Con base en su editorial ‘Educación y crisis ética’ (03-01-07), ojalá se logre desligar ética y religión. Esta debilita el músculo moral por aquello del premio en la otra vida; convierte al hombre en un interesado que actúa correctamente mientras sienta al “policía” que observa y toma nota. Es un esquema que, por lo tanto, entra en crisis a las primeras dudas teológicas, especialmente en quienes han sido educados con fuerte influencia religiosa pero poca formación, quedando sin algo más de dónde agarrarse fuera de la fe.

Toribio Araújo Segovia Cartagena .

* * * *.

Señor Director: Muy oportuno su editorial. En Colombia nos hemos acostumbrado al oportunismo, a la avivatada; en cierta forma, la carencia de oportunidades nos llevó a la banalización de la ética. Es más fácil rapar que trabajar.

Aunque no solo fue la falta de oportunidades; en lo fundamental, el ejemplo de las clases dirigentes. Los niños aprenden de los mayores. ¿Qué tal el ejemplo de Teodolindo y Yidis? Pero lo único que no podemos perder es la esperanza. Si comenzamos con la educación y con la profundización de la democracia, podemos salvar los escollos que históricamente nos han impedido ser felices y prósperos.

Luis Eduardo Saavedra Salazar.

* * * *.

Señor Director: Este Gobierno, con inteligencia, ha explotado la crisis ética. La prueba reina de esta crisis la dio el mismo Presidente al pedirles a los congresistas votar sus proyectos antes de ir a la cárcel. Y de otro lado, hace rato en una reforma del sistema educativo le inyectaron esa cultura de viveza y atajo que se ve reflejada en esa ley del menor esfuerzo llamada promoción automática.

Luis Antonio Ávila Barbosa Tuluá.

* * * *.

Señor Director: El editorial hace una pregunta que los medios deben responder, antes que sus espectadores. ¿Los medios han terminado siendo los educadores o formadores? De sus contenidos depende la formación de los usuarios. Y muchos admiran a políticos y otras personas corruptas que han sido convertidos en ejemplos de imitación, protagonistas en los medios. Por eso no votan contra ellos. Hablan por radio, aparecen en televisión y en los periódicos, no como lo que son (corruptos), sino como figuras. Gracias a los medios, en Estados Unidos la gente ve a un asesino como un héroe que fue capaz de ordenar la muerte de otro asesino.

León Barreneche Medellín.

* * * *.

Señor Director: Como educador, rechazo la afirmación en su editorial “El sistema educativo debe tomar muy en serio la formación ciudadana de todos los estudiantes y profesores del país”. Es lo que viene haciendo. La tolerancia e indiferencia de los colombianos frente al delito no solo campea en el ciudadano común, sino que también es frecuente en prácticas del gobierno y de las instituciones religiosas, militares, políticas, etc., cuando se trata de proteger a algún importante funcionario señalado por sus incorrectas actuaciones éticas. Y muchos de estos personajes no han sido formados en nuestro sistema educativo sino en el exterior.

Gerardo Dussán D.