Archivo

Nuevas alternativas para el tratamiento de la hiperplasia prostática benigna

Urólogos de la Clínica Mayo de Jacksonville, Florida, reportaron que alrededor de dos tercios de los hombres tratados de hiperplasia prostática benigna (HPB) sintieron una gran mejoría de los síntomas urinarios entre 6 a 12 meses después del tratamiento con coagulación intersticial con láser.

03 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Este procedimiento con láser índigo es una de las alternativas quirúrgicas mínimamente invasivas disponibles para hombres que presentan síntomas molestos, producto de la hiperplasia prostática benigna (HPB). El urólogo de la Clínica Mayo, doctor Todd Igel y sus colegas realizan el procedimiento, para el cual según el especialista, la mayoría de los hombres con crecimiento leve a moderado de la próstata, son candidatos. “Esta es una alternativa a la terapia médica, particularmente para hombres cuyos síntomas no mejoran con este método, experimentan efectos secundarios importantes o no desean incurrir en los costos de tomar medicinas”, manifiesta el doctor Igel.

El procedimiento ambulatorio dura entre 20 a 30 minutos. La mayoría de los pacientes requieren sólo anestésico local antes de que el doctor inserte una fibra óptica láser delgada a través de la uretra del paciente llegando a la glándula prostática. El especialista entonces gira el dispositivo para distribuir energía láser controlada a partes seleccionadas de la próstata que ha crecido de tamaño. El láser destruye una zona de tejido que el cuerpo del paciente absorbe. La próstata empieza a reducirse con el paso del tiempo, ofreciendo a los pacientes un alivio potencial de los síntomas urinarios como la micción débil, dificultad de comenzar a orinar, interrupción del flujo urinario y la incapacidad de vaciar completamente la vejiga.

La terapia termal de microondas transuretral (TUMT) es otro procedimiento mínimamente invasivo usado para tratar la hiperplasia prostática benigna.

Usa energía por microondas para destruir tejido prostático. Sin embargo, el doctor Igel, dice que el láser de coagulación intersticial es más versátil porque tiene el potencial de ser más preciso.

50 por ciento de los hombres de más de 50 años de edad sufre de hiperplasia prostática benigna. Entre los mayores de 80 años, este porcentaje aumenta a 90