Archivo

CON UNA CRUZ A CUESTAS

Los 9 020 taxistas caleños celebraron el día del motorista sin contar con un anhelo que se habían propuesto desde octubre del año pasado: el estatuto del conductor. Primero culparon al gobierno municipal porque, según Jorge Herrera presidente de Sindiunión, no había cumplido con el pacto verbal y escrito que se firmó entre la Alcaldía y el gremio de choferes.

17 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Y para completar se les vino otra decisión en contra: la determinación del Contencioso Administrativo que anuló el decreto 1449 con el que se buscaba frenar el aumento del parque automotor.

Ante esa decisión los taxistas no ocultaron su rechazo.

Herrera sostiene que en el seno de la administración caleña no ha habido intención de colaborar con el gremio. Y la mejor prueba de ello lo muestra la no evacuación del estatuto del conductor.

Pero los retenes móviles sorpresa tampoco se volvieron a realizar, agrega. Y la red de comunicaciones que se pensaba implementar conjuntamente con la Policía está a medias. Mientras tanto, las once empresas existentes se han unido para afrontar los peligros de la delincuencia caleña, asegura Herrera. A ese respecto, EL TIEMPO-Cali conoció que la Policía Metropolitana realiza en promedio 10 retenes móviles diarios en diferentes puntos de la ciudad. Cada uno de estos, se prolonga hasta 12 horas.

Pero las quejas de los choferes no se detienen. Herrera asegura que el Contencioso Administrativo desconoce la real situación de embotellamiento que atraviesa la ciudad.

Aquí faltan puentes y corredores viales. Estas circunstancias dificultan el aumento de flujo automotor .

El representante del Sindicato de Choferes (Sindinalch) Julio Durán asegura que la congelación de cupos puede convertirse en una inversión solo para privilegiados que no tiene en cuenta a los que realmente necesitan crear su propia fuente de empleo.