Archivo

COMENZÓ LA DEMOLICIÓN

La demolición de los dos últimos pisos del edificio Andalucía pone el punto final a una polémica que se inició a finales del año pasado cuando EL TIEMPO- Cali informó de la construcción que obstaculizaba el principal mirador de la ciudad. La controvertida historia entre el Municipio y unos particulares tuvo, como ingrediente, dos tutelas de por medio. La primera ocurrió en enero. Esta no favoreció a los constructores. La segunda, que fue una apelación, protegió sus derechos.

06 de julio 1993 , 12:00 a.m.

Ante esta situación, la mirada del fundador de Cali Sebastián de Belalcázar seguía taponada por los dos niveles de la edificación. Pero el primero de abril pasado se llegó a un acuerdo en el que constructores y gobierno acordaron la demolición de los pisos siete y ocho. No obstante, los propietarios no ocultaron su incomodidad por las pérdidas que, según ellos, superaba los mil millones de pesos.

Esta se programó para el martes 22 de junio, pero nadie se le quería apuntar porque las aseguradoras no se comprometían con terceros. Sin embargo, la semana pasada empezaron a caer los primeros bloques de concreto.

La empresa de demoliciones Rodríguez y Cía. es la firma que adelanta esa labor. El Fun dador ya no tendrá quien le tape la vista, ni sus visitantes.