Archivo

COLOMBIA, EL TERCER PAÍS EN DESAPARICIONES

No es un puesto honroso. Colombia se constituye hoy en el tercer país en el mundo con mayor número de desapariciones forzosas. Además, con una población nueve veces inferior a la de Estados Unidos, se registra casi el mismo número de homicidios de ese país. Las precisiones fueron formuladas en esta ciudad por el Consejero Presidencial para los Derechos Humanos, Carlos Vicente de Roux, quien presidió en Cali el convenio entre la Alcaldía y la Personería para promover el respeto a los derechos humanos.

24 de julio 1993 , 12:00 a.m.

De Roux anotó que la cifra de desapariciones del año pasado sólo resulta inferior a la de Sri Lanka y Perú. Y se presentaron más de 28 mil homicidios. En cambio, los secuestros disminuyeron en un 35 por ciento.

De Roux dijo que la guerrilla colombiana es la que más acude al ejercicio de la violencia, pero también algunos sectores de las fuerzas militares que se alejan de las normas de sus instituciones.

De las muertes violentas, las causas políticas representan entre un 12 y 15 por ciento, especialmente como consecuencia de enfrentamientos de la guerrilla y las Fuerzas Armadas, por militancia política, actividades sindicales o políticas o de dirigencia cívica. Esa cifra de víctimas es espantosa , dijo el funcionario.

Cuestionó el papel de los medios de comunicaciones y conceptuó que en algunas situaciones exaltan esos hechos y reproducen esas formas de confrontaciones. Los ciudadanos se están matando por causas simples, en los buses, en tiendas, por cuestiones de tránsito automotor, por celos. Se apela al homicidio como medio para dirimir cualquier diferencia. Y las causas políticas, de delincuencia y social se alimentan unas a otras .

En Cali, la Alcaldía, a través del programa Desarrollo, Seguridad y Paz (Desepaz), y la Personería municipal, con el apoyo de la Consejería Presidencial, realizarán cuarenta talleres con cien personas cada uno, para que diagnostiquen sobre situaciones de violación a los derechos humanos y tengan conocimientos jurídicos que ayuden a prevenir ese fenómeno.

El convenio fija el 31 de diciembre como fecha para que se haya dotado de equipos a la Personería delegada para los Derechos Humanos. El Consejero señaló que el pueblo colombiano debe mirar cara a cara ese flagelo. Las dificultades se presentan en las formas para desmontar esa cultura de la violencia.

Para hacer frente a los casos de desaparición forzosa, se espera que la Cámara de Representantes apruebe en segundo debate el proyecto que eleva a nivel de delito estas situaciones. Las desapariciones se presentan en especial en las grandes ciudades del país y zonas de violencia como Urabá y Magdalena Medio.

De Roux calificó como inquietante la situación de violencia, desapariciones y violación de derechos humanos que empieza a registrar Cali. Sin embargo, destacó los esfuerzos de la administración local para hacer frente al fenómeno.

La seguridad se ha convertido en el punto de mayor preocupación para las autoridades locales. En el primer semestre del año se registraron 104 desapariciones sin esclarecer. Según las autoridades, uno de los obstáculos es el silencio de los allegados sobre datos importantes para las investigaciones correspondientes.