Archivo

ESTRATEGIA CONTRA LA VIOLENCIA

El presidente César Gaviria Trujillo fijó plazos para que la Estrategia Nacional Contra la Violencia se cumpla en 1992. En una directiva divulgada ayer, fijó nuevos criterios al enfoque regional de la seguridad, fortalecimiento de la Justicia, política para enfrentar las diferentes manifestaciones de violencia, derechos humanos y asistencia el menor infractor.

29 de diciembre 1991 , 12:00 a.m.

En materia de seguridad a nivel regional, Gaviria dijo que en cada departamento funcionará un Comité de Orden Público integrado por el gobernador, y los jefes seccionales del Ejército, la Policía y el DAS.

El Cómité tendrá la misión específica de coordinar el empleo de la fuerza pública para poner en marcha los planes de seguridad acordados por los Consejos Regionales de Seguridad.

La estrategia está encaminada a buscar una mayor participación ciudadana en la solución de problemas de orden público con la participación en los consejos regionales de entidades gremiales, dirigentes cívicos y miembros de agrupaciones comunitarias.

Con ello se busca comprometer a la comunidad en forma directa en la solución de los problemas de seguridad. Los consejos podrán se convocados por el Presidente en casos de aguda alteración del orden.

En las capitales los consejos metropolitanos de seguridad podrán, cuando el gobernador del departamento lo estime conveniente, sesionar con los consejos departamentales.

Aun cuando los consejos solo operarán a nivel departamental la estrategia permite convocarlos a nivel municipal en las zonas donde las dificultades de orden público lo ameriten.

En relación con las políticas de paz, Gaviria afirmó que ningún funcionario a nivel regional podrá realizar conversaciones aisladas con los grupos alzados en armas y señaló que esa es una responsabilidad del Ministro de Gobierno y el Consejero Presidencial para la Paz.

En tal sentido, el Presidente señaló que las funciones de los funcionarios regionales deben estar dirigidas a crear un ambiente de condena al terrorismo que influya en los grupos insurgentes para buscar su convencimiento a una solución de la lucha armada.

Los gobernadores y los alcaldes tendrán la misión de impulsar los programas de reinserción de grupos alzados en armas a través de los consejos de seguridad.

Uno de los frentes para garantizar le efectividad de la estrategia está encaminado a fortalecer la presencia del Estado en zonas marginales a través del Plan Nacional de Rehabilitación (PNR) que en adelante tendrá que convocar sesiones especiales para analizar los diferentes factores de violencia.

A esas sesiones asistirán los gobernadores, alcaldes, corregidores, procuradores regionales, comandantes militares y de Policía, personeros y delagados del PNR. Las sesiones deberán convocar un alto número de habitantes de las regiones de influencia del Plan.

En materia de fortalecimiento de la Justicia Gaviria señaló que para una adecuada investigación criminal el Ministerio de Defensa deberá solicitar a la Policía la presentación en un plazo no mayor a dos meses de un estudio que busca la expansión de un moderno sistema de archivo en materia criminal y penal.

Este archivo deberá ser elaborado en forma conjunta con el Ministerio de Justicia, la Dirección General de Instrucción Criminal y el Departamento Administrativo de Seguridad.

En cuanto a la dministración de justicia Gaviria fijó un plazo de tres meses al Ministerio de Justicia la presentación de un programa que busca dotar de nuevas tecnologías para agilizar los procedimientos.

El Ministerio también dispone de un plazo de dos meses para que en coordinación con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) un estudio que estalezca establecimientos carcalarios, institutos de medicina legal y unidades de Policía Judicial.

El Ministerio de Comunicaciones participará en el desarrollo de la estrategia con un mayor control en la efectividad que se presta en el transporte de documentos de los despachos judiciales. Esa cartera dispondrá de la francuicia postal a todas las unidades investigativas.

Con el objetivo de descongestionar los despachos judiciales este ministerio tendrá la función de desarrollar una campaña de información a la ciudadanía para orientar la solución de conflictos de tipo jurídico.

El programa busca por otra parte impulsar la resocialización del recluso y fortalecer la reforma penitenciaria a partir de un estudio que deberá ser presentado por la Dirección de Prisiones en dos meses sobre la situación de los centros carcelarios del país.

Ello permitirá obtener una información acertada sobre la situación procesal de la población carcelaria para proyectar los programas de capacitación en los que también tomarán parte los ministerio de Salud, Trabajo y Educación.

Dentro del programa de resocialización el gobierno ordenó al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar la presentación en dos meses de un plan para la construcción de guardería especiales que beneficien a los hijos de los reclusos. La violencia La estrategia busca, como primer objetivo, fortalecer los sistemas de inteligencia para la lucha contra el narcotráfico, los delitos financieros, enriquecimiento ilícito y financiación de grupos guerrilleros.

Para tal efecto Gaviria le pidió al Ministerio de Defensa entregar en los próximos dos meses un plan para incrementar el número de efectivos de las Fuerzas Militares y de Policía en las divisiones de inteligencia.

El DAS, por su parte, tendrá la misión de continuar la sistematización de informaciones con el objetivo de obtener una mayor coordinación con los demas organismos.

En la lucha contra el narcotráfico Gaviria dispuso como metas la ampliación de la cooperación internacional para atacar las redes, la reducción de márgenes de ganancia y un mayor equilibrio en la distribución de costos.

La ampliación de la cobertura internacional estará orientada por el Ministerio de Relaciones Exteriores en coordinación con el Ministerio de Gobierno.

El Ministerio adelantará además conversaciones con países productores de sustancias empleadas en el procesamiento de drogas a fin de evitar el desvio esos productos a Colombia.

Ese frente será fortalecido con un adecuado intercambio de información entre el DAS, la Policía y el Ministerio de Defensa con los países productores y receptores de sustancias químicas.

La estrategia para el control de estas sustancia dispone que la Policía y el Ministerio de Defensa elaboren en un mes un estudio para crear una unidad especializada en entrenamiento de equipos técnicos que operan en la lucha.

Así mismo Gaviria ordenó a la Dirección General de Estupefacientes la elaboración de un análisis de las necesidades de la industria química para establecer las verdaderas cantidades requeridas para su funcionamiento.

Para controlar aeronaves utilizadas por el narcotráfico el gobierno destinó al Departamento Administrativo de Aeronaútica Civil para que establezca contacto con las naciones vecinas a fin de acordar programas de control aéreo.

El control marítimo del narcotráfico será reforzado con la organización y activación del servicio de guardacostas. Para tal efecto, antes del 31 de enero la Aduana Nacional deberá poner a disposición de la Armada Nacional sus embarcaciones para su pronto funcionamiento.

Paralelamente se fortalecerán los sistemas de comunicaciones e inteligencia en las redes de control marítimo de la Armada y la Dirección General Marítima Portuaria.

La Fuerza Aérea tendrá acceso a las señales de control del tráfico aéreo que estaban reguladas por la Aeronaútica. El Gobierno también estableció que el Ministerio de Defensa impulse las obras de instalación de radares en las zonas del Pacífico y la Cuenca del Caribe. La delicuencia En relación con la lucha contra la delincuencia común Gaviria pidió a la Policía un estudio de evaluación de los Centros de Atención Inmediata (CAI) en el que se planteen planes para mejorar su funcionamienro que deberá ser entregado en un mes.

Igualmente la institución tendrá que entregar un informe sobre las necesidades de los centros de despacho en las ciudades donde el índice delincuencial es alto.

El Gobierno también dispuso de la elaboración por parte de la Policía de un plan cuyo objetivo sea el de fortalecer las redes de intercomunicaciones entre la Dijin, el DAS y la Registraduría.

El Ministerio de Defensa, por su parte, deberá entregar en un mes un estudio sobre un programa que busque el desarme de la población. El estudio deberá tener un registro acertado del número de armas en poder de particulares, las extraviadas y las amparadas.

Frente al fenómeno del secuestro Gaviria pidió al Ministerio de Defensa la implementación de las Unidades Antiextorsión y Secuestro (Unase).